El Evangelio Inmutable

Posted on

ESJ-2017 0227-001

El Evangelio Inmutable

1 Corintios 15: 1-5; 2 Corintios 11: 1-4

John MacArthur

[Nota del Editor: Las publicaciones de esta semana se adaptan del nuevo libro de John MacArthur, The Gospel According to Paul [El Evangelio Según Pablo], y también se correlacionan con nuestra actual serie de radio. Haga clic aquí para obtener más información sobre el libro , o aquí para escuchar la emisión de radio .]

Sólo hay un evangelio. Ese tema reverbera a través de los escritos del apóstol Pablo – la literatura que constituye casi la mitad de todo el Nuevo Testamento. Mientras él enfatiza diferentes aspectos del evangelio en varios pasajes [El Evangelio Según Pablo examina varios otros pasajes prominentes: Romanos 3:9-26, 2 Corintios 5:18-21, Efesios 2:1-10, Tito 2:11- 14], todos son coherentes y trabajan juntos para una comprensión plena de la doctrina de la salvación.

Consistencia e Integridad

Cualquiera que sugiera que Pablo introdujo una versión alterada o embellecida del mensaje apostólico tendría que contradecir cada punto que Pablo haya hecho sobre la singularidad del verdadero evangelio. Aunque expuso el evangelio mucho más minuciosamente y meticulosamente que cualquier otro escritor del Nuevo Testamento, nada de lo que Pablo había predicado o escrito era de ninguna manera un alejamiento de lo que Cristo o Sus apóstoles habían estado enseñando desde el principio. El evangelio de Pablo era exactamente el mismo mensaje que Cristo proclamó y comisionó a los doce para llevarlo sobre todo el mundo. Sólo hay un evangelio, y es igual para judíos y gentiles por igual.

Fueron los falsos maestros, no Pablo, quienes afirmaron que Dios los había designado para pulir o reescribir el evangelio. Pablo repudió rotundamente la noción de que el mensaje que Cristo envió a sus discípulos para predicar estaba sujeto a revisión (2 Corintios 11).

Pablo dejó en claro que el camino más seguro para torcer la Escritura a la propia destrucción es alterando el evangelio -o incluso tolerando pasivamente a aquellos que predican un evangelio modificado. Él advirtió estrictamente a los lectores que se cuidaran “Porque si alguien viene y predica a otro Jesús, a quien no hemos predicado, o recibís un espíritu diferente, que no habéis recibido, o aceptáis un evangelio distinto, que no habéis aceptado, bien lo toleráis” (2 Corintios 11:4). Dijo que los evangelios alternativos están arraigados en la misma marca de engaño que la serpiente usó para engañar a Eva (2 Corintios 11:3).

Y mientras que el único y verdadero evangelio es inagotable en su amplitud y profundidad, es a la vez suficientemente claro expresarse en términos simples a través de los acontecimientos históricos y los principios teológicos.

Elementos Principales

Para cualquiera que esté familiarizado con los escritos de Pablo, uno de los primeros textos que vendrá a la mente como un resumen sucinto del evangelio es 1 Corintios 15:1-5. El mismo Pablo identifica este pasaje como un resumen de las verdades esenciales del evangelio.

Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes, por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra que os prediqué, a no ser que hayáis creído en vano. Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; que se apareció a Cefas y después a los doce.

El versículo 3 sería mejor traducido, "Les he transmitido los asuntos principales." Esa es la verdadera sensación de lo que él les está diciendo. Lo que Pablo claramente tiene en mente aquí son los elementos de la verdad del evangelio que vienen primero en orden de importancia. Continúa con un resumen abreviado de los hechos históricos en orden cronológico. Él nombra cuatro eventos que constituyen los principales eventos climáticos de toda la narración evangélica: la crucifixión, la sepultura, la resurrección y las subsiguientes apariciones del Cristo resucitado.

Esto es significativo por varias razones. Primero, es un recordatorio de que el evangelio está basado en la historia real. La fe cristiana no es una teoría o una especulación. No es mística, como si se basara en el sueño o la imaginación de alguien. No es una filosofía abstracta o una cosmovisión idealista. Mucho menos es simplemente una lista de doctrinas estériles que han sido relegadas a una declaración formal de fe. El Evangelio de Jesucristo es una verdad divinamente revelada establecida en el meticuloso cumplimiento histórico de varias profecías del Antiguo Testamento, documentadas por montañas de evidencia irrefutable, confirmadas por una serie de eventos públicos que ningún simple mortal podría haber diseñado y corroborado por una abundancia de el testimonio de un testigo visual.

Por otro lado, al enumerar los hechos de la historia como asuntos de importancia primordial, Pablo no está de ninguna manera descartando ni siquiera minimizando el contenido doctrinal del mensaje del evangelio. Tampoco está sugiriendo que la fe cristiana descansa en hechos históricos desnudos y en testimonios de testigos oculares aislados. Dos veces en este breve pasaje Pablo nos recuerda que estos acontecimientos sucedieron "según las Escrituras". Eso, por supuesto, es el verdadero fundamento y fundamento de la fe salvadora. “La fe viene de oír y oír por la palabra de Cristo" (Romanos 10:17). No es "fe" simplemente para creer que estos eventos ocurrieron. La verdadera fe salvadora también abarcará el significado bíblico del pecado, la expiación, la gracia divina y otros elementos de la verdad del evangelio -las doctrinas que explican por qué los hechos históricos son tan significativos.

De hecho, cargado en la sencilla declaración "Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras" es todo lo que la Escritura enseña sobre la pena del pecado, el principio de la expiación sustitutiva y la perfección sin pecado que calificó a Cristo como “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.” (Juan 1:29). En otras palabras, lo que Pablo dice aquí en muy pocas palabras tiene ramificaciones significativas para la hamartiología (la doctrina del pecado), la soteriología (la doctrina de la salvación) y la cristología (las doctrinas de la persona y la obra de Cristo). Así que su breve lista de hechos históricos en 1 Corintios 15: 3-8 está cargada de implicaciones doctrinales de gran alcance.

El Problema en Corinto

El contexto es crucial. Pablo escribió este capítulo para tratar con un error doctrinal, no como una disputa sobre los hechos de la historia. Los corintios ya creían en la muerte y resurrección de Cristo. Lo que cuestionaron fue la futura resurrección corporal de los creyentes que mueren. Así que Pablo estaba escribiendo para defender ese punto de doctrina. Lo hace al delinear el mensaje del Evangelio con una lista de eventos históricos que nadie en la asamblea corintia de creyentes jamás habría cuestionado. “Así predicamos y así creísteis", dice en 1 Corintios 15:11 (énfasis añadido).

Su repaso de los hechos del evangelio comúnmente creídos en los versículos 1-5 fue por lo tanto, simplemente un preludio del punto central del capítulo. Pablo declara claramente su punto principal en los versículos 16-17: “Pues si los muertos no resucitan, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado; y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe es falsa; todavía estáis en vuestros pecados.” Por el contrario, si Cristo fue resucitado de los muertos, entonces no hay razón para ser escépticos acerca de la futura resurrección corporal de los santos. “Ahora bien, si se predica que Cristo ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?” (1 Corintios 15:12). Todo el capítulo 15 es una exposición de ese argumento simple.

Cuatro Eventos Históricos

Lo que nos preocupa aquí, sin embargo, es el breve bosquejo del evangelio que Pablo da en los versículos 3-5. Él cita cuatro eventos de la historia para construir un marco esquelético firme para una substancia doctrinal de peso y el significado espiritual del mensaje del evangelio. Al nombrar estos cuatro hechos históricos en lugar de enfatizar la doctrina, Pablo no está sugiriendo que el contenido doctrinal del evangelio es irrelevante o inconsecuente. Pablo nunca se permitiría ese tipo de reduccionismo. (Todo el libro de Gálatas demuestra cuán fuertemente creía en la solidez doctrinal, especialmente en lo que respecta a la predicación del Evangelio.) Aquí está simplemente resumiendo y esbozando -no truncando- el mensaje. Usando repetidamente la frase "según las Escrituras", deja claro que una comprensión correcta y una verdadera creencia en estos cuatro eventos implica necesariamente una visión apropiada de las implicaciones doctrinales del evangelio.

Además, nada de esto habría sido nuevo para los corintios. Pablo fundó esa iglesia y la pastoreó durante más de dieciocho meses antes de que su ministerio lo llevara a otra parte (Hechos 18: 11,18). Los corintios habían recibido suficiente enseñanza de Pablo, por lo que ya sabían muy bien las implicaciones doctrinales cruciales de la declaración "Cristo murió por nuestros pecados de acuerdo con las Escrituras". Eso, por supuesto, es el primer punto del bosquejo que Pablo construye.

En los días venideros examinaremos cuatro eventos que enmarcan la doctrina fundamental de la expiación de Cristo, y cómo todos los demás elementos básicos del evangelio fluyen de ella.

(Adaptado de el Evangelio Según Pablo .)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170227
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s