Mi Interpretación Del Nuevo Pacto (3ª.Pte.)

Posted on

ESJ-2020 0122-004

Mi Interpretación Del Nuevo Pacto (3ª.Pte.)

Por Paul Martin Henebury

Todos sabemos que el pecado nos impide heredar la clase de mundo que Dios el Creador concibió para nosotros; un mundo de paz, gozo, justicia y gloria, sin mencionar la comunión con el Señor mismo.

Dios puso el mundo en movimiento, permitiendo la Caída y la devastación que ha traído a su paso. Hizo pactos con el hombre; señales y promesas al mundo mejor que aún pretende llevar a cabo:

  1. El Pacto Noético establece este mundo pos-diluvio a perpetuidad hasta que se hagan los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra.
  2. El Pacto Abrahámico asegura que los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob siempre serán un pueblo ante Dios, y que heredarán una tierra (tiendo a incluir aquí el “pacto de la tierra”). También hace provisión para que la bendición de Dios se extienda entre las otras naciones del mundo a través de Israel.
  3. El Pacto Sacerdotal promete a los descendientes de Finees (que serían Sadocitas) que se les concederá un sacerdocio eterno.
  4. El Pacto Davídico promete que un heredero de David siempre se sentará en su trono.
  5. El Pacto Mosaico bilateral vincula a Israel con Dios en una relación teocrática basada en la obediencia.

Podemos conceder que cada uno de estos pactos tiene elementos que pueden ser explorados más a fondo, pero para mi propósito las descripciones anteriores serán suficientes. Quiero llamar la atención sobre un hecho sorprendente. ¡Mientras se asientan, ninguno de estos pactos divinos puede cumplirse plenamente! Su plena realización es imposible. Por supuesto, la bendición ha venido a las naciones en la persona de Cristo, un israelita, pero no ha venido a ellos como naciones. Además, Israel no tiene una relación correcta con Dios. La dinastía de David en Israel no tiene rey, y nadie puede afirmar que la promesa a Finees (por difícil que sea de comprender) se está cumpliendo. Sí, no habrá más inundaciones globales sobre la tierra. Pero incluso aquí no puede haber ninguna transición a la Nueva Creación desde esta antigua maldición del pecado.

Dentro de todos estos grandes pactos y sus bondadosas promesas no hay nada que los haga realidad. No tienen ningún medio de salvación incorporado en ellos. Son tan impotentes en sí mismos como cualquier pronóstico de cualquier falso profeta en la historia.

¿Por qué? ¿Cuál es el problema? El problema es y siempre ha sido “¡el pecado!”. El pecado se interpone en el camino. El pecado impide la realización del programa de Dios para la Creación. Entonces, ¿cómo trata Dios con el pecado?

Esa es una pregunta que no debería ser hecha por un cristiano de otro. Todos sabemos la respuesta. La respuesta es a través de la fe en Jesucristo. ¡Bien! La redención es sólo a través de Él. Jesucristo es el medio de salvación para los pecadores.

El Nuevo Pacto Trata Con El Pecado

Pero hay un pequeño inconveniente aquí. Ya he mostrado y mostraré de nuevo que el Nuevo Pacto está particularmente preocupado con la cuestión del pecado y la salvación. Dios no puede escribir su instrucción en ninguna mente y corazón que no haya sido cambiado primero (cf. Jer. 31:33). Él tendrá que salvar a los hombres si quiere santificarlos (cf. Jer. 31:34). Pero además, debemos preguntarnos ¿qué conexión tiene el sacrificio de Cristo con los pactos anteriores? Puesto que Él ha venido y ha explicado el camino de la salvación, ¿cuál es el obstáculo? ¿Por qué los pactos unilaterales de Dios no están funcionando como Dios prometió?

Considere estos versículos que usualmente se identifican con el Nuevo Pacto:

20 Y vendrá un Redentor a Sión
y a los que en Jacob se aparten de la transgresión —declara el Señor.

21 En cuanto a mí —dice el Señor—, este es mi pacto con ellos: Mi Espíritu que está sobre ti, y mis palabras que he puesto en tu boca, no se apartarán de tu boca, ni de la boca de tu descendencia, ni de la boca de la descendencia] de tu descendencia[c] —dice el Señor— desde ahora y para siempre. – Isa. 59:20-21

Están dirigidos a Israel, como lo está Jeremías 31. Y el pacto que se menciona en el versículo 21 tiene afinidades estrechas con Jeremías 31:31-34. La redacción es diferente pero el sentimiento es el mismo. Pero en Isaías el Espíritu está prometido, exactamente como lo está en esos pasajes aceptados del Nuevo Pacto en Isaías 32:15, Ezequiel 36:26-28, Joel 2:28f. y Zacarías 12:10.

Note que el pacto tiene que ver con el Espíritu de Dios. También coincide con la llegada del Redentor para rechazar la transgresión en Jacob. Según Pablo, este pasaje espera su cumplimiento (Romanos 11:26), por lo que no puede ser conectado con el primer advenimiento.

Una Compilación Inicial

Si reunimos los diversos elementos de este pasaje y la obra de Cristo que he estado discutiendo, esto es lo que obtenemos:

  1. Israel como nación necesita ser salvada
  2. Sin la salvación, los otros pactos divinos no pueden entrar en pleno vigor
  3. La salvación es forjada sólo por Jesucristo
  4. Para recibir la salvación de Cristo uno debe creer en Él
  5. Los creyentes reciben el Espíritu Santo
  6. Cuando los pecados de Israel son redimidos ellos reciben el Espíritu y son transformados
  7. La salvación de Cristo está conectada con un pacto (ej. Isaías 59:20-21)
  8. La salvación de Israel está conectada al Nuevo Pacto (Jeremías 31:31-34).

Muy bien, cualquiera que sea la conexión entre Jesucristo y el Nuevo Pacto, hay una gran cantidad de superposición. Podría incluso ser tan audaz como para afirmar que la obra de Cristo es un pacto. Pero todo está bien. ¡Estos pasajes son para Israel!

Isaías 42 and Mateo 12

Pero no hemos terminado. Necesitamos recordar lo que Isaías ha dicho en los capítulos 42 y 49, ambos relacionados con Cristo como “el Siervo” de Yahvé. Mateo refiere Isaías 42:1-3 a Jesús.

17 para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías, cuando dijo:

18 Mirad, mi Siervo, a quien he escogido;
mi amado en quien se agrada mi alma;
sobre El pondré mi Espíritu,
y a las naciones proclamara justicia.

20 No quebrara la caña cascada,
ni apagara la mecha que humea,
hasta que lleve a la victoria la justicia.
21 Y en su nombre pondrán las naciones su esperanza..” – Mat. 12:17-18, 20-21

Mateo añade entonces: “Y en su nombre confiarán los gentiles”, lo cual no está en el pasaje, al menos directamente. Pero es lo que Isaías está enseñando. Si continuamos con Isaías por unos pocos versículos más esto se verá:

4 No se desanimará ni desfallecerá
hasta que haya establecido en la tierra la justicia,
y su ley esperarán las costas.

5 Así dice Dios el Señor,
que crea los cielos y los extiende,
que afirma la tierra y lo que de ella brota,
que da aliento al pueblo que hay en ella,
y espíritu a los que por ella andan:
6 Yo soy el Señor, en justicia te he llamado;
te sostendré por la mano y por ti velaré,
y te pondré como pacto para el pueblo,
como luz para las naciones,

– Isa. 42:4-6

Las “costas” (‘iy) del versículo 4 casi seguramente no son la costa de Israel. El término se refiere a la tierra habitable; a las islas y a las masas de tierra. La “tierra” (‘eretz) puede y se refiere a Israel, pero no aquí. Su repetición en el versículo 5, donde se pone en oposición a los cielos, junto con la mención del “pueblo” (‘am) significan que el contexto exige que se hable de nosotros toda la tierra; y esto abre el camino para la promesa explícita a los gentiles en el versículo 6. Mateo ve esto y lo resume con “Y en su nombre confiarán los gentiles”.

Los versículos son sobre Jesucristo. Y son acerca de la salvación siendo traída a los gentiles. Y son acerca de Cristo siendo confiado por los gentiles. Y son acerca de Cristo siendo llamado “un pacto”.

¿Qué pacto podría ser Cristo?

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s