La Serpiente Antigua

Posted on

ESJ-2020 0411-001

La Serpiente Antigua

Iosif J. Zhakevich

Al reflexionar sobre la muerte y resurrección de Jesucristo este fin de semana, considere la escena panorámica del glorioso plan de redención de Dios que se extiende desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

La Promesa en el Jardín del Edén

La primera vez que se menciona el sufrimiento de Cristo es en el jardín del Edén. Después de la caída de Adán y Eva, Dios pronuncia una maldición sobre la serpiente, y en la maldición, promete una batalla entre la serpiente y la descendencia de Eva (3:14-15). En esta promesa, Dios declara que mientras que esta descendencia será victoriosa, también sufrirá daños. Dios dice: “Y pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el calcañar.” Dios promete que el vástago (que es el Mesías) golpeará la cabeza de la serpiente, pero que la serpiente golpeará el talón del Mesías. Esto se cumplió en la cruz. Pero consideren el amor y la gracia insondables de Dios en este versículo. La respuesta inmediata de Dios al pecado de Adán y Eva, antes incluso de anunciar el juicio contra ellos, es hacer la promesa de que un Redentor vendrá y derrotará a la serpiente, y de esta manera vencerá al pecado y a la muerte.

La Promesa en la Historia de Israel

Esta promesa seminal sirve entonces como un faro de esperanza para el pueblo de Israel de la victoria final de Dios sobre el pecado y la enemistad. Unos pocos miles de años después del Jardín del Edén, el eco de esta promesa resuena en el Salmo 110 en una revelación a David de que el Mesías conquistará a todos los enemigos. En el Salmo 110:1, Yahvé le dice al Mesías: “Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”. Cuando Dios dice que hará añicos “quebrantará cabezas sobre la ancha tierra,” está aludiendo a Génesis 3:15 donde Dios mismo había prometido que la cabeza de la serpiente sería aplastada. Para decirlo claramente, el Mesías del Salmo 110 deshará la maldición de Génesis 3.

La Promesa en el Tiempo de la Iglesia

La promesa es reiterada más tarde por el apóstol Pablo en una lectura combinada de Génesis 3:15 y el Salmo 110 para animar a la iglesia a que la derrota final de Satanás se aproxime pronto. En Romanos 16:20, Pablo escribe: “Y el Dios de paz aplastará pronto a Satanás debajo de vuestros pies.” Pablo primero se refiere a la imagen de aplastar la serpiente (es decir, Satanás) de Génesis 3:15, y luego se refiere a la imagen de este enemigo siendo subyugado por Dios bajo los pies del conquistador del Salmo 110:1. Es significativo que Pablo indique que la iglesia también desempeñará un papel en el aplastamiento de la cabeza de Satanás, porque los pies que aplastarán a Satanás en Romanos 16:20 son los pies de los creyentes. Esto quiere decir que Cristo logró su victoria sobre Satanás en la cruz, y cumplirá esta derrota sobre Satanás a través de su papel como cabeza de la iglesia. En otras palabras, el estímulo de Pablo es, que así como Dios prometió aplastar la serpiente en Génesis 3 y en el Salmo 110, también Dios promete aplastar a Satanás aquí en Romanos 16:20.

La Promesa al Final de los Tiempos

Al final, la derrota final de Satanás, es decir, la serpiente del Génesis, se describe en el libro del Apocalipsis. En Apocalipsis 20:1-2, Juan describe cómo Satanás es atado por mil años: “Y vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo y una gran cadena en su mano. Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años.” Pero después de este encarcelamiento temporal, Dios arroja a Satanás al lago eterno de fuego: “Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 20:10).

Esta es la gloriosa conclusión del panorama del plan de redención de Dios. ¡Dios gana! Este fin de semana es una celebración de la victoria de Dios en Cristo sobre Satanás, el pecado y la muerte. Al reflexionar sobre la historia de la muerte y resurrección de Cristo, recuerden que Jesús aplastó el reino del pecado y de Satanás en su vida para que sólo él pueda reinar. Y llegará un momento en el que todo estará sometido bajo los pies de Cristo y entonces se someterá a sí mismo bajo Dios Padre “para que Dios sea todo en todos” (1 Cor. 15:28). Este es el día que toda la creación espera con expectación (Rom. 8:18-23), el alivio completo y final de la maldición que ha plagado este universo desde Génesis 3. Hasta entonces, clamamos Maranatha. ¡Ven Señor Jesús!

Fuente


Dr. Iosif J. Zhakevich sirve como Profesor Asociado de Antiguo Testamento en el Master’s Seminary. Su investigación actual se centra en la interpretación rabínica de la Biblia hebrea, particularmente como se expresa en las traducciones arameas conocidas como los Targumim.

Un comentario sobre “La Serpiente Antigua

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    13 abril 2020 en 12:16 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s