¿Ética Dispensacional?

Posted on

ESJ-2020 0707-001

¿Ética Dispensacional?

Por Mark Snoeberger

A lo largo de los años, los dispensacionalistas han sido llamados antinomianos por muchas razones. Principalmente por nuestra tensión con el llamado “tercer uso” de la Ley de Moisés: el llamado específicamente al Decálogo para informar la justicia cristiana. La mayoría de los dispensacionalistas argumentan que la Ley de Moisés en su totalidad ha sido dejada de lado y una nueva ley ha sido insertada en su lugar – la Ley de Cristo. Esta “nueva” ley es verdaderamente nueva, pero como señala Juan, su contenido no es totalmente nuevo (véase la armonización de Juan 13:34; 1 Juan 2:7-8; y 2 Juan 5); de hecho, nueve de los diez mandamientos del Decálogo están firmemente establecidos en el NT como características de la “nueva” ley. Como tal, los dispensacionalistas no son antinomianos como principio general; simplemente rechazamos la Ley de Moisés como normativa específica para la era cristiana.

Algunos dispensacionalistas, sin embargo, señalando que la ley de Cristo puede resumirse en una sola virtud -el AMOR- han sugerido que el amor ha reemplazado a la ley en la era cristiana, o, en jerga ética, que la virtud ha reemplazado a la deontología como principio rector de la ética cristiana. Frases como “caminar por la fe” (2 Cor 5:7), “vivir por el Espíritu” (Gál 5:25), “vivir por la gracia” (Rom 6:15?), o “el amor como cumplimiento de la ley” (Rom 13:8, 10; Gál 5:14) se interpretan en el sentido de que la virtud mediada por el Espíritu, en lugar de la obediencia, es todo el árbitro de la santidad cristiana.

Esto es incorrecto. Mientras que el amor como cumplimiento de la ley nos informa que el cumplimiento de la ley por sí solo es una medida inadecuada de santificación, eso no significa que el cumplimiento de la ley sea opcional a la santificación. Todavía debemos obedecer las leyes (si no, ¡¿por qué los escritores del NT han sido tan meticulosos en darnos tantos cientos de ellas?!)

La carga del NT no es propiamente liberarnos del deber de la ley, sino introducirnos de nuevo en el amor a la ley tan bellamente reflejado en los Salmos (Sal 119:97, 113, 163, 165). En la jerga ética, la virtud ha sido elevada a un lugar de gran prominencia junto con el deber en el énfasis del NT. La ética cristiana, en resumen, es una gozosa obediencia a toda la ley de Dios en Cristo en el mejor interés tanto de Dios como del prójimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s