8 Herramientas Para Una Esposa Piadosa

Posted on

ESJ-blog 20201111_01

8 Herramientas Para Una Esposa Piadosa

POR HEATHER LONGSHORE

Proverbios 14:1 dice: “La mujer sabia edifica su casa; la necia, con sus manos la destruye.” Si vamos a ser mujeres que edifican una casa, entonces necesitamos herramientas. Dios nos ha dado una gran cantidad de instrucción, herramientas para que podamos edificar bien. Quiero mencionar ocho.

Primero, busca la sabiduría. Si quieres ser una esposa sabia, eso empieza por ser una mujer sabia. Proverbios dice que el temor del Señor es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santo es la inteligencia (Proverbios 9:10). Así que no hay sabiduría sin reconocer a Dios. Tampoco hay sabiduría sin pedirla a Dios. Santiago nos garantiza que si la pedimos con fe sin dudar, entonces se nos dará la sabiduría (Santiago 1:5-6). Más allá de este fundamento de temer a Dios y pedirle sabiduría, diría que hay dos claves a tener en cuenta. Primero, sólo resuelve obedecer a Jesús en todo. Él dice “cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca” (Mateo 7:24). Segundo, busque el consejo de los demás. Proverbios 12:15 dice, “el que escucha consejos es sabio.” Hay muchas mujeres piadosas en la iglesia. Tienen una gran cantidad de consejos. Y un marido piadoso es un regalo del Señor. Escucharle a él resultará en sabiduría.

Segundo, ser fuerte y trabajar duro. La mujer de Proverbios 31 usa sus manos, y habiendo trabajado diligentemente, produce frutos. "La fuerza y la dignidad son su vestimenta", lo que suena encantador, pero recuerda que se trabajó mucho para ganar esa fuerza. Aquí hay una lista de verbos que identifican su trabajo duro. Ella se las arregla, busca, se levanta cuando aún es de noche, hace el bien a su marido, proporciona comida, evalúa, se ciñe, percibe, pone las manos en el huso, no tiene miedo, y hace. Mientras no nos salvamos por nuestras obras, nos salvamos para obras.

Número tres, sométase a su marido. Efesios 5:24 es un versículo familiar y nos dice "como la iglesia se somete a Cristo, así también las esposas deben someterse en todo a sus maridos". Es realmente notable que al someterse a un marido una esposa está representando a la iglesia. Ella está pintando un cuadro, por pequeño que sea, de que esto es lo que la iglesia le hace a Jesús. La orden es amplia, dice que te sometas en todo a tu marido. Por supuesto esto significa todo lo que no es pecaminoso. Y no significa que cuando pensemos que está tomando una muy mala decisión debamos quedarnos quietas sin compartir nuestros pensamientos. Pero sí significa que la vida de la mujer casada debe estar marcada por la sumisión a su marido. Y los mandatos de Jesús no son una carga.

La cuarta herramienta es buscar la gloria, no el glamour. Ser mujer es algo glorioso. De hecho, las Escrituras dicen que somos la gloria del hombre. Así que puedes ser la corona de tu marido o su hueso podrido. Eso es Proverbios 12:4, “La mujer virtuosa es corona de su marido, mas la que lo avergüenza es como podredumbre en sus huesos.” Muchas damas buscan el glamour hoy en día. Quieren que las vean. Pero como dijo un escritor, "una esposa debe ser la gloria de su marido, no su dulce brazo". Este principio no sólo se refiere a nuestra apariencia externa, sino a lo que realmente buscamos. Ver la gloria de Dios y vivir para mostrar su maravilla al mundo es el pan y la mantequilla de vivir como una esposa piadosa.

Número cinco, respeta y honra a tu marido. Pablo habla de esto poco después de su exhortación a someterse a su marido. Él dice, " que la mujer respete a su marido." (Efesios 5:33). Esto significa que la esposa debe estimar a su marido y hablar bien de él. Debe asegurarse de que el hogar sea un refugio. Seguramente habrá trabajo que haga en el hogar, pero en la mayoría de los casos el ritmo de vida debe ser uno en el que le ayude en el trabajo que hace. Esto sucede muy prácticamente a través de comidas calientes, palabras amables, sabios consejos mientras considera los retos y oportunidades que tiene ante sí. La esposa debe considerar lo que él hace y cómo le ayuda a hacerlo. Debería saber cómo es el éxito y ayudarle a avanzar hacia él.

El respeto, por supuesto, no significa que nunca digamos cosas difíciles. De hecho, la esposa necesita decir la verdad a su marido como una forma de honrarlo. Se dice que la esposa de Martín Lutero, Katharina, notó a su marido en la agonía de la oscuridad. Así que, siendo una esposa fiel, se vistió de negro. Cuando él la notó y le preguntó por qué estaba vestida así, ella respondió, "Bueno, dada tu reciente actitud, ¡pensé que Dios estaba muerto!"

La sexta herramienta es matar tu pecado. Si no matas el pecado, te matará a ti y a tu matrimonio. La estantería de autoayuda está llena de libros y esos libros están llenos de consejos rápidos y fáciles. Pero no hay manera de construir un hogar cristiano con pasos rápidos. El trabajo constante y continuo de identificar el pecado, confesarlo y matarlo es necesario. Con ese fin, el matrimonio es un maravilloso regalo de Dios. Un marido está ahí para lavarnos con la Palabra, lo que significa que habrá manchas que deben ser reconocidas. Esto funciona en ambos sentidos, así que la esposa debe tener el valor, la humildad y la sabiduría bíblica para ayudar a su marido a ver su pecado y también a lidiar con él.

Siete, confía en Cristo. Una mujer simplemente no puede hacer lo que debe hacer aparte de confiar en Jesucristo. Los problemas surgen en todas direcciones en un matrimonio cuando una mujer no confía en el Señor. Una mujer es una ayudante, lo vemos en Génesis 2 cuando se crea a la primera mujer. Pero ella debe ayudar a otros mientras confía en Jesús y si deja fuera la parte de "confiar en Jesús", su ayuda se convierte en una ansiosa manipulación. Pero incluso si te encuentras allí, la buena noticia es que puedes confiar en Cristo y él limpiará la situación.

La herramienta final es vivir por gracia. Realmente no hay otra manera de vivir. Incluso aquellos que no reconocen a Dios sólo viven por la gracia de Dios. Pero quiero decir que la esposa debe reconocer que vive de esta manera. Dios realmente derrama gracia sobre gracia sobre nosotros. No dejará que las cosas se desmoronen. Y esto es crucial de recordar porque cualquier mujer que edifica su casa, ayude a su marido, y críe a sus hijos, rutinariamente sentirá que las cosas se están desmoronando.

Pero, es justo entonces… que Él de más gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s