La Gloria de la Iglesia

Posted on

ESJ_BLG_20211221_01

La Gloria de la Iglesia

Por Abner Chou

El ministerio no es fácil. Puede desanimar y distraer. A veces, es incómodo, precario y solitario. Para la mayoría de los pastores, requiere años de trabajo en la oscuridad, pastoreando pequeñas congregaciones y sin tener una plataforma para una mayor influencia. Con todos los desafíos del ministerio, ¿por qué alguien querría el trabajo? ¿Por qué vale la pena el ministerio pastoral? Los pastores que se encuentran en medio de la lucha no perdurarán si no recuerdan la gloria de la iglesia.

No hay nada más noble, más maravilloso, más asombroso que la obra de Dios en y a través de la iglesia. La iglesia no es una de las muchas instituciones de este mundo. Es la institución de Dios para todos los tiempos. Es un honor participar en la obra eterna de la iglesia. Los pastores deben estar convencidos de esa realidad. Y el mejor lugar para ver esa realidad -y para encontrar fuerza y ánimo para el ministerio- es el libro de los Hechos.

Muchos tratan el libro de los Hechos como si fuera una descripción de cómo hacer iglesia. Aunque hay mucha eclesiología práctica en el libro, ese no es el enfoque principal. En lugar de un libro sobre lo que la iglesia hace, Hechos es un libro sobre lo que la iglesia es. Si fuera un manual de cómo hacer iglesia, las congregaciones de hoy seguirían hablando en lenguas, o tendrían servicios religiosos obligatorios en el tercer piso de un edificio donde el pastor predicaría hasta que el sueño venciera a un congregante y éste cayera por la ventana hasta morir (ver Hechos 20). Si todos los acontecimientos de los Hechos fueran normativos para el ministerio de la iglesia, los misioneros sólo podrían viajar en barco y las reuniones de oración sólo podrían tener lugar por la noche y en los hogares. Pero al examinar el propósito más profundo de Hechos -proporcionarnos una definición gloriosa de la iglesia- encontramos cuatro realidades que hacen de la iglesia la institución más gloriosa del mundo.

La Iglesia Da Testimonio

En Hechos 1:8, Cristo dice a sus discípulos: «pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra». Cuando Cristo llama a la primera generación de la iglesia «Mis testigos» está identificando la identidad central de la iglesia. La iglesia no es una organización política ni un club social. No promulga cambios sociales ni se compromete con la justicia social. En cambio, la iglesia proclama a Cristo y muestra al mundo cómo es la vida en su reino. Es una muestra de un día venidero en el que Cristo reinará sobre cada centímetro de esta tierra.

Ese reino debe ser presentado en todo el mundo. Como dice Jesús, el mensaje del evangelio debe ir a «Jerusalén, y en toda Judea y Samaria, y hasta lo último de la tierra». En todo el globo, los cristianos deben describir y exclamar las glorias de Cristo. Dado que la iglesia es una muestra de la gloria venidera (St 1:18), la iglesia debe dejar de actuar como si fuera responsable de la renovación y redención de la cultura. Cuando las iglesias pierden de vista su propósito fundacional -dar testimonio de Cristo- inician movimientos sociales y se distraen con las cosas de esta tierra. Olvidan que son un testimonio de Cristo y una muestra de su reino venidero.


Cuando las iglesias se centran en su vocación principal, inyectan esperanza en este mundo. Y cuando un no creyente entra en una iglesia bíblica y temerosa de Dios, encontrará esperanza para sí mismo y para la humanidad, porque verá a una persona tras otra que ha sido transformada.


Este dar esperanza es una tarea colectiva. Los individuos pueden dar testimonio de la obra transformadora de Cristo en su vida, pero sólo la iglesia puede dar testimonio de la obra transformadora de Cristo para toda la humanidad, porque sólo en ella los no creyentes encontrarán personas de todos los orígenes, razas, edades y géneros transformados (Ef 2:15). Cuando la gente viene a la iglesia y ve a individuos que nunca se conocerían, que nunca se preocuparían por los demás en circunstancias normales, ahora unidos en el amor, el servicio y la alabanza, ven un testimonio eficaz del poder del evangelio.

La Iglesia Tiene la Mayor Autoridad

A lo largo de los Hechos, hay una contienda entre los líderes religiosos del judaísmo y la iglesia recién formada. Están debatiendo esta cuestión: ¿quién está al mando? ¿Quién tiene la autoridad dada por Dios? Por supuesto, la flamante iglesia afirma que Jesucristo es la máxima autoridad, y los judaizantes se oponen con vehemencia a esa afirmación. En el capítulo cuatro, arrestan a Pedro y a Juan por «enseñar al pueblo y proclamar en Jesús la resurrección de entre los muertos» (4:2). Y mira cómo cuestionan a los apóstoles tres versículos después: «Cuando los colocaron en el centro, comenzaron a preguntar: «¿Con qué poder, o en qué nombre, habéis hecho esto?». (4:7). Los apóstoles responden con un nombre: Jesucristo (4:10). Sólo él tiene la autoridad porque «no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que debamos salvarnos» (4:12). ¿Qué tiene que ver la autoridad de Cristo con la gloria de la iglesia? Todo. La iglesia es la única institución que lleva el nombre de Cristo en todo lo que es y en todo lo que hace. Por esa razón, la iglesia es mediadora de Su autoridad al declarar Su evangelio. Por supuesto, los líderes de la iglesia pierden esta autoridad tan pronto como comienzan a buscar un nombre para sí mismos (ver Hechos 5:1, Ananías y Safira). Pero al exaltar fielmente a Cristo y someterse a su autoridad, tienen una influencia y un poder que va mucho más allá de cualquier corporación o movimiento político. En el mundo de hoy, la iglesia tiene gloria porque tiene la mayor autoridad de cualquier institución al mediar la autoridad de Cristo.

La Iglesia es la Institución Global

Del 9 al 20 de Hechos, la iglesia lleva el evangelio hasta los confines de la tierra. En el capítulo 8, la iglesia extiende su influencia a África cuando Dios envía a Felipe a evangelizar a un etíope. En el capítulo 9, Dios le dice a Ananías de Damasco que ha apartado a Saulo de Tarso (que pronto sería el apóstol Pablo) «para que lleve mi nombre a los gentiles, a los reyes y a los israelitas» (vs. 15). En el capítulo 10, un soldado romano llamado Cornelio y su familia se unen a la iglesia. En su sermón evangelizador, el apóstol Pedro dice que «en toda nación es aceptable el que le teme y hace lo correcto» (vs.35). A continuación, en el capítulo 13, Pablo inicia el primero de sus tres viajes misioneros, estableciendo iglesias por todo el Imperio Romano. Cuando se cierra el libro de los Hechos, la iglesia se ha convertido en una institución mundial, que persevera a pesar de la oposición, florece en lugares donde antes no había cristianos y se compromete intelectualmente con las filosofías de la época.


No hay cultura, ni lugar geográfico, donde la iglesia no tenga la capacidad de afianzarse. Hoy sigue avanzando hacia todos los lugares.


Por muy impresionantes que sean las empresas multinacionales, con dinero e influencia repartidos por todo el mundo, ninguna de ellas es tan extraordinaria ni tan eficaz como la iglesia. Y esto es cierto no sólo para la iglesia global. También es cierto para las congregaciones locales. Al apoyar las misiones, participan en esta institución global. Y al proclamar a Cristo, anuncian la única esperanza del mundo.

La Iglesia es la Institución Más Noble

Después de su tercer viaje misionero, el apóstol Pablo regresa a Jerusalén, a pesar de haber sido advertido de que la persecución, incluso la muerte, era inevitable si volvía a la capital de Israel (Hechos 20:10-14). Allí se mantiene al lado de Israel -y de la nación- a pesar de la oposición de una turba de Jerusalén (Hechos 21:27-24:27). Cuando se le acusa de sedición, Pablo apela al César, alegando su ciudadanía romana. A pesar de toda la oposición, a través de los numerosos tribunales y juicios documentados en Hechos 21-28, Pablo sigue buscando el bien de sus enemigos. Proclama la salvación tanto para los judíos como para los gentiles. No muestra ninguna amargura. No se las ingenia para escapar de las dificultades. Y su mensaje no cambia. Es un hombre de carácter e integridad.


Esto es el colmo de la nobleza: buscar lo mejor para todas las personas, incluso los enemigos, negarse a comprometer cualquier convicción y, sobre todo, proclamar el mensaje más noble del Evangelio.


Aunque Pablo es acusado de ser un criminal una y otra vez, el libro de los Hechos lo muestra como un hombre justo. Está del lado de la justicia porque defiende el evangelio, que no es simplemente un mensaje justo, es el mensaje que justifica a los injustos. Por lo tanto, Pablo está en el lado correcto de la historia. Y eso es siempre cierto para la Iglesia. Al igual que el apóstol Pablo, los cristianos de hoy serán acusados de insurrección y división simplemente por proclamar el mensaje más noble, justo y equitativo que el mundo haya conocido. Pero la iglesia seguirá proclamando la verdad porque es noble, y como institución noble está dispuesta a soportar la oposición en aras de su integridad, y por el bien de los demás, incluso de los que se oponen a ella.

Si usted es un pastor, tiene el privilegio de liderar una noble institución con alcance global, la mayor autoridad y el mayor mensaje que el mundo haya visto jamás. Si eres parte de la iglesia, tienes que servir a esta gloriosa institución. Esa verdad te sostendrá cuando los días sean largos, el conflicto sea grande y el trabajo sea agotador. Cristo vale la pena. Y su iglesia es gloriosa. Por eso perduramos.


El Dr. Abner Chou comenzó a enseñar griego en la Universidad del Maestro en 2004 y continúa enseñando tanto en la universidad como en el seminario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s