El Ministerio Rural No es de Segundo Nivel

Posted on

clip_image001El Ministerio Rural No es de Segundo Nivel

Por Jared C. Wilson

El incomparable Tim Keller, él mismo un pastor en Manhattan, ofrece algunos buenos consejos al joven pastor. Un sabor:

Los pastores jóvenes o seminaristas a menudo me piden consejo sobre qué tipo de experiencia buscar en el ministerio inicialmente con el fin de que crecer mejor en habilidad y sabiduría como pastor. A menudo se sorprenden cuando les digo que consideren ser un ‘pastor rural’ – es decir, un pastor solitario de una pequeña iglesia, muchas o la mayoría de las cuales se encuentran en entornos no urbanos. Permítaseme subrayar la palabra ‘considerar.’ Nunca insisto en que todo el mundo debe seguir este camino. Sin embargo, vale la pena pensarlo. Fue genial para mí. . . . .

. . . . . . Algunos se sorprenderán al oírme decir esto, ya que conocen mi énfasis en el ministerio en la ciudad. Sí, creo firmemente que la iglesia evangélica ha descuidado la ciudad. Todavía es difícil conseguir líderes cristianos y cristianas para hacer sacrificios necesarios para vivir sus vidas en las ciudades. Sin embargo, el desdén que muchas personas tienen para las zonas urbanas no es peor que las actitudes condescendientes que muchos tienen hacia los pueblos pequeños y las pequeñas iglesias.

He dejado fuera un poco de carne a fin de incluir la esencia, por lo que debería ir a leer todo el asunto. Keller está tocando algo enorme aquí, este “desprecio”, lo cual se manifiesta en el abandono y la discriminación. Esto está en una demostración grande en una revista de Time el artículo sobre la decadencia de las iglesias rurales . El artículo de revista habla sobre pastores jóvenes reacios a ir a un lugar donde no hay Starbucks, e incluso de pastores y mentores de edad diciendo a estos jóvenes que son muy talentosos o demasiado creativos para pastorear en las ciudades pequeñas o rurales. Usted sabe, ya que esos lugares son pérdidas de tiempo.

No puedo pensar en sentimientos más antitéticos al verdadero ministerio.

Cuando dejé una antigua iglesia de planta por tres años en los suburbios de Nashville para asumir el pastorado de una iglesia de 200 años de antigüedad en la zona rural de Nueva Inglaterra, un amigo mío dijo: “Vas a matar a tu carrera.” Él estaba simplemente (como) bromeando, por supuesto, pero no era la primera vez que escuchaba algo así. (Debo mencionar que desde que hice este movimiento, mi “carrera” – si por esto se entiende escribir / hablar de oportunidades – ha crecido en realidad y yo actualmente pastoreo una iglesia más grande aquí en la zona rural de Vermont que la que tuve en un suburbio de Nashville). Pero le dije, tajantemente: “Bien.” El día en que comencé a pensar en el ministerio como una carrera es el día en que mi carrera de ministerio empieza a ser un montón de grasa FALLENTA. Por la gracia de Dios, soy lo que soy y hago lo que hago, y esto significa ir a donde me llaman y esperando que, él y no yo, crezca.

Se supone que debemos disminuir, ¿sabes?

Me alegro de que más y más pastores estén plantando iglesias en la ciudad. Las ciudades los necesitan, y más de ellos. No puedo pensar en un plantador de iglesias único que conozca personalmente que sea un plantador egoísta y ambicioso de bandera. (Pero sé que los plantadores egoístas de bandera están ahí fuera.) Sin embargo, me gustaría que más jóvenes clavaran Starbucks y el bar de la esquina y los centros comerciales y el transporte público a la cruz y fuesen a plantar y pastorear donde es más probable que escuche un mugido de vaca que una claxon de coche. La gente del campo son gente real. Y ellos necesitan el evangelio también. Una gran cantidad de iglesias evangélicas en las zonas periféricas están orando desesperadamente que cosecha tras cosecha de jóvenes pastores y plantadores de iglesias aspirantes crezcan y se manifiesten.

Mientras la profesionalización capturó al pastor evangélico, las iglesias en las ciudades pequeñas de América comenzaron a secarse. Es el lugar donde los pastores viejos van a jubilarse. Es donde los menos talentosos, realizan un ministerio de segunda categoría. Incluso una o dos conferencias recientemente acerca del ministerio en un entorno de ciudad pequeña fueron conducidos por los pastores de mega-iglesias, y se basaban sobre cómo construir una gran iglesia en un pequeño pueblo.

¿Alguien ve las conexiones entre el ministerio semilla de mostaza de Jesús y el ministerio de los marginados de América? ¡Usted casi no tiene porque contextualizar todo eso de sembrador / terreno, la construcción de viviendas, ovejas y el campo! Es un Evangelio de plug and play en la América rural.

¿Está Dios realmente llamando a más gente a las ciudades y los suburbios que en las zonas periféricas? ¿O simplemente creemos que así es?

Es por eso que me gustó del 2 al último párrafo del mensaje de Keller:

Los pastores jóvenes no deben volver sus narices en esos lugares, donde se puede aprender todo el espectro de las tareas y las habilidades del ministerio, mientras no lo están en una iglesia grande. Tampoco tienen que ir a las pequeñas comunidades buscándolas sólo como trampolín en su carrera. ¿Por qué no? Tu experiencia en el ministerio inicial sólo te preparará para ‘cosas más grandes,’ si no aspiras a nada más grande que la inversión en las vidas de las personas que te rodean. Donde quiera que sirvas, pon tus raíces abajo, vuélvete en un miembro de la comunidad y haz tu ministerio con todo tu corazón y fuerza. Si Dios abre la puerta para ir a otro lugar, muy bien y bueno. Pero no vayas a esos lugares buscándolos sólo como campos de entrenamiento para el ‘verdadero ministerio.’

No trate a estos campos de misión, como ruedas de entrenamiento para el “verdadero” ministerio. Si ese es su punto de vista no debería estar en algún lugar en el ministerio.

Es cierto que Dios puede llamar a pastores jóvenes y plantadores en ciudades pequeñas y zonas rurales a fin de prepararlos y capacitarlos para ministerios de niveles de “más territorio.” Sin embargo, algunos él llama a venir y quedarse. Muchos de nosotros estamos orando por ustedes jóvenes que están escuchando.

2 comentarios sobre “El Ministerio Rural No es de Segundo Nivel

    hoterix escribió:
    7 junio 2012 en 12:28 pm

    Muy bueno, tristemente no he encontrado blogs donde se hable entre ministros jovenes de este tipo de temas. Yo soy un líder joven en mi congregación y me bendice leer esto

    lucho escribió:
    8 junio 2012 en 10:43 am

    gracias por el articulo, fue de gran estimulo para mi; soy un pastor en una pequeña iglesia en un campo en república dominicana…he estado desanimado por tantos problemas…pero gracias por un articulo de corazón..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s