Predica la Palabra: Porque Establece La Verdad Divina con Claridad y Certeza

Posted on

clip_image002

Predica la Palabra: Porque Establece La Verdad Divina con Claridad y Certeza

Por John MacArthur

Los pastores no lo saben todo. De hecho, una parte importante de apacentar el pueblo de Dios es tener la humildad para tomar el tiempo para buscar la respuesta correcta en lugar de rápida y descuidadamente dar una equivocada.

Pero una cosa es decirle a su congregación "No sé." Otra muy distinta estar delante de ellos y decir: "No puedo saber, y tampoco ustedes. Pero ustedes deben escucharme.” Ese es el mensaje peligroso que emana de demasiados púlpitos hoy, nadie sabe lo que realmente significa la Palabra de Dios.

Yo predico la Palabra de Dios, porque es comprensible. Dios reveló Su Palabra de una manera tal que pueda ser comprendida con claridad (cf. Salmo 119:105, 130). Si Él no lo hubiese hecho, la Biblia ya no sirve como un criterio objetivo para la vida, ya que no puede ser entendida en un sentido directo. Sin embargo, debido a que Él ha revelado Su Palabra de una manera que es universalmente comprensible, todos los hombres son responsables ante él.

Si se niega la claridad de la Escritura, la certeza de cualquier doctrina bíblica también debe rechazada, puesto que ya no podemos estar seguros de lo que la Biblia significa en realidad. Una vez que la certeza doctrinal basada en la autoridad bíblica es descartada, las convicciones personales también deben ser descartadas, ya que ya no tienen ningún fundamento firme. Y si las convicciones personales desaparecen, la comunidad espiritual también desaparecerá, ya que la verdadera comunión comienza necesariamente con los valores y convicciones comunes.

Una iglesia saludable es aquella que está motivada por una afección común de Dios y su Palabra, y una que sabe realmente lo que es amar a los otros. Ese afecto, tanto para Dios y para los demás, surge de la confianza de que la Biblia es verdad, que es absoluta, y que se puede entender.

La Escritura es clara. Niegue ese hecho tan simple y usted pierde toda la confianza y convicción. No es de extrañar que los evangélicos que se han alejado de la centralidad de la Escritura parecen carecer de certeza y claridad acerca de cualquier cosa. La exégesis cuidadosa y precisión doctrinal son víctimas inevitables de la incertidumbre postmoderna, también. Considere este comentario impactante de un ministro, supuestamente conservador:

Si hay un fundamento en la teología cristiana, y yo creo que debe haber, entonces no se encuentra en la Iglesia, la Escritura, la tradición o la cultura. . . . . . . La teología debe ser un intento humano humilde de “escucharle” –nunca sobre enfoques racionales a los textos [1] [John Armstrong, “Como Cambie De Parecer: Método Teológico.” Viewpoint (septiembre-octubre de 2003), 4].

Esa es una declaración asombrosa. Es ridículo. ¿Cómo podemos realmente "escucharle", es decir Dios, a menos que vayamos al lugar en que El habló: Su Palabra? La única manera de que puedo estar seguro de algo es acercarme a cada texto bíblico con una mente racional cuidadosa, exigente para escuchar y entender con precisión lo que Dios está diciendo. ¿Deje eso y qué base tendrá para una certeza sobre cualquier verdad?

Uno de los escritores más populares del movimiento de la Iglesia Emergente –que encarna el escepticismo y el relativismo posmoderno – sucintamente resume su forma de pensar, diciendo: “La certeza está sobrevalorada.” [2] [Brian McLaren, citada en Greg Warner, "Brian McLaren," Faithworks (sin fecha). http://www.faithworks.com/archives/brian_mclaren.htm%5D En uno de sus libros, escribe, “He continuado mi camino de ser provocador, travieso, y poco claro, lo que refleja mi creencia de que la claridad es a veces sobrevalorada , y que el impacto, oscuridad, alegría, y la intriga (cuidadosamente articulada) a menudo estimulan el pensamiento más que la claridad "[3] [Brian McLaren, A Generous Othodoxy (Grand Rapids: Youth Specialties, 2004), 23.].

La esposa de otro pastor que conduce la tendencia emergente celebró su incertidumbre, diciendo: “Yo crecí pensando que nos hemos entendido la Biblia, que sabíamos lo que significa. Ahora no tengo ni idea de lo que la mayor parte de los medios. Y sin embargo, Siento que la vida es grande de nuevo –la vida solía ser en blanco y negro, y ahora es de color.”. [4] [Citado por Andy Crouch, “The Emergent Mystique,” Christianity Today (November 2004).]

Y por lo que a menudo oímos hablar de una nueva hermenéutica, groseramente mal etiquetada como “hermenéutica de humildad,” que esencialmente dice: “Yo soy demasiado humilde como para decir que sé lo que significa la Biblia, y alguien que dice saber lo que significa es arrogante.”

Pero ¿Qué es más arrogante que afirmar que Dios no ha hablado con suficiente claridad para que podamos entender?

Cuando predico, la respuesta que siempre me agrada más es: "El mensaje era claro." La claridad es fundamental y básica. La ambigüedad es mortal y no produce nada. Las personas que piensan que la verdad misma es ambigua no saben a dónde acudir en busca de salvación. Ellos no pueden ser santificados. Ellos no encuentran consuelo. No obtenemos nada de la ambigüedad, excepto confusión. La claridad es el resultado deseado de una buena comprensión del texto bíblico. Si un predicador no es claro a sus oyentes, lo más probable es porque todavía no está claro en su propia mente. Esto significa que requiere un estudio más diligente.

Cuando comencé en el ministerio, me comprometí a la predicación expositiva –solo la explicación de la Biblia – porque yo sabía que no había nada que yo pudiera decir que fuese tan importante como lo que Dios tenía que decir. El verdadero objetivo de mi enseñanza ha sido siempre mantener mis propias opiniones fuera de él tanto como sea posible – obtener el significado del pasaje de manera correcta y dejarlo claro a mis oyentes. Los pastores deben recordar desde el principio que cuando van a un púlpito, están ahí para explicar la Palabra del Dios viviente con claridad y precisión, no para impresionar a la gente con su propia inteligencia o divertirlos con opiniones humanas.

La Palabra de Dios es clara, y cuando la explico con precisión a mi pueblo, ellos la entienden. Esa comprensión es el primer y más esencial punto de la predicación expositiva, porque la gente no puede creer u obedecer una verdad que no entienden, y así edificar sus vidas sobre la sabiduría que viene de lo alto. Una clara comprensión de la Palabra de Dios moldea las convicciones que dan forma a nuestras vidas y conduce a un profundo afecto por la verdad divina (Salmo 119:129-31; 19:10).

(Adaptado de The Master’s Plan for the Church .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B140116
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros

Un comentario sobre “Predica la Palabra: Porque Establece La Verdad Divina con Claridad y Certeza

    JULIO M escribió:
    24 enero 2014 en 4:55 pm

    EL SEÑOR BENDIGA A ESTE PASTOR, AMEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s