Dios Odia la Hipocresía

Posted on

ESJ-2017 0116-001

Dios Odia la Hipocresía

Por Tim Challies

Dios odia. Esas palabras pueden sonar ajenas a nosotros. Pueden parecer inadecuadas. Pero el Dios que ama lo bueno, debe odiar lo malo. El Dios que ama lo que honra su nombre debe despreciar lo que le deshonra. El Dios que ama lo que bendice a su pueblo debe odiar lo que le perjudica. No podría ser de otra manera y no lo querríamos de otra manera. En el transcurso de unos cuantos artículos hemos estado viendo lo que Dios odia examinando pasajes que usan palabras como "odio", "abominación" y "detestable". Hemos visto que Dios odia la idolatría, la inmoralidad sexual y la injusticia. Ahora nos volvemos a la hipocresía.

Dios odia la Hipocresía

Dios odia la hipocresía. Específicamente, lo odia cuando la gente pasa por los movimientos de adoración y finge que le trae lo mejor que puede, mientras que en realidad traen sus desechos. “No sacrificarás al SEÑOR tu Dios buey o cordero que tenga defecto o alguna imperfección, porque es cosa abominable al SEÑOR tu Dios." (Deuteronomio 17: 1). Este tema se repite en Isaías 61: 8: " Porque yo, el SEÑOR, amo el derecho, odio el latrocinio en el holocausto. Fielmente les daré su recompensa, y haré con ellos un pacto eterno.”

Dios también odia la adoración que sigue la letra de la ley violando su espíritu.

Dios también odia la adoración que sigue la letra de la ley violando su espíritu. “No traigáis más vuestras vanas ofrendas, el incienso me es abominación. Luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas: ¡no tolero iniquidad y asamblea solemne! Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas señaladas las aborrece mi alma; se han vuelto una carga para mí, estoy cansado de soportarlas.” (Isaías 1:13-14). Dios no quiere nada con esa adoración. Él no tolerará la adoración que sigue los rituales prescritos mientras que hace caso omiso de las demandas de la justicia. “Lavaos, limpiaos, quitad la maldad de vuestras obras de delante de mis ojos; cesad de hacer el mal, 17 aprended a hacer el bien, buscad la justicia, reprended al opresor, defended al huérfano, abogad por la viuda.”(16-17).

Por qué Dios Odia la Hipocresía

Dios odia la hipocresía porque la hipocresía hace mal uso de la religión, aprovechando sus leyes y decretos para el progreso propio. Los hipócritas quieren la religión, incluso la fe cristiana, sólo por las ventajas que obtienen de ella. Ellos no vuelven verdaderamente su corazón a Dios ni hacen bien al pueblo de Dios.

Es importante entender lo que no es la hipocresía. La hipocresía no es la disparidad entre lo que somos y lo que anhelamos ser. No es la brecha entre lo que queremos hacer y lo que realmente hacemos. Más bien, en palabras de Kevin DeYoung, la hipocresía es "la brecha entre la personalidad pública y el carácter privado. La hipocresía la falta de practicar lo que predicas. Aparecer externamente justo a los demás, mientras que en realidad está lleno de impureza y auto-indulgencia, esa es la definición de hipocresía.”

Esto es exactamente lo que despierta la ira de Dios en estos pasajes del Antiguo Testamento. El pueblo quiere las bendiciones de Dios y la aprobación de los hombres, pero sin convertir realmente sus corazones a Dios y someter sus vidas a su gobierno. La gente quiere seguir las prescripciones de la ley para la adoración, pero sólo por costumbre y superstición, y sólo para verse bien a los ojos de los demás. No quieren cambiar sus vidas, sus hábitos, sus afectos para conformarse a la voluntad de Dios.

DeYoung dice: " El hipócrita es el cristiano que usa la chapa de la virtud pública para cubrir la putrefacción del vicio privado. Es el hombre que vive una vida doble, la mujer engañando a sus amigos porque tiene ropas de iglesia, el estudiante que con orgullo responde a las preguntas en la escuela dominical y se reúne igualmente de manera orgullosa con la inmoralidad el resto de la semana.”

En el fondo, la hipocresía es la religión teatral, la religión como un medio de enriquecimiento personal o una mejor reputación. Es una abominación al Dios que ve y conoce el corazón. Es una abominación al Dios que es blasfemado cuando la gente usa mal su nombre, su ley, sus decretos.

El Juicio de Dios Sobre el Hipócrita

El Nuevo Testamento deja claro que los juicios más severos de Dios están reservados para los hipócritas. Jesús nunca habla en términos más duros que en Mateo 23, donde derrama aye tras aye contra las autoridades religiosas. En seis ocasiones él repite: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!" Otra vez cambia ligeramente sus palabras diciendo: "Ay de vosotros, guías ciegos." Él castiga a estos líderes por su insinceridad, por hacer de su religión una búsqueda egoísta, blasfemando mal uso de la ley de Dios. Él ofrece la más severa advertencia: “¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo escaparéis del juicio del infierno?” (33)

En Romanos 2 encontramos a Pablo advirtiendo las consecuencias de la hipocresía. “¿Y piensas esto, oh hombre, tú que condenas a los que practican tales cosas y haces lo mismo, que escaparás al juicio de Dios?… Mas por causa de tu terquedad y de tu corazón no arrepentido, estás acumulando ira para ti en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios,” (3, 5). El juicio de Dios cae sobre aquellos que practican las feas acciones de injusticia que Pablo acaba de enumerar. Su juicio cae severamente sobre aquellos que condenan públicamente este pecado mientras lo permiten privadamente.

Esperanza para el Hipócrita

Aunque la hipocresía es una abominación a Dios que incita a sus aflicciones más severas, todavía hay esperanza para el hipócrita. La esperanza del hipócrita es Jesucristo. Pablo advierte de las terribles consecuencias de la hipocresía, pero también ofrece esta palabra de esperanza: “¿O tienes en poco las riquezas de su bondad, tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento?” (Romanos 2:4). ) Dios retiene su juicio inmediato contra el hipócrita de manera que tenga tiempo y oportunidad para arrepentirse de ese pecado. Y si lo hace, Dios lo recibirá y lo purificará. Años antes, Jesús había preguntado retóricamente a los escribas ya los fariseos: “¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo escaparéis del juicio del infierno?” Él ofreció la respuesta a través de su crucifixión. Incluso ellos, podrían ser perdonados si simplemente se arrepintieran de su pecado y se volvían a Dios, esta vez no sólo exteriormente, sino primero interiormente.

Versículos Clave sobre la Hipocresía
  1. Dios odia los sacrificios defectuosos (Deuteronomio 17: 1)
  2. Dios odia los vanos sacrificios (Isaías 1:13)
  3. Dios odia las fiestas de la luna nueva celebrada por los hebreos durante los días de Isaías (Isaías 1:14)
  4. Dios odia el robo para el holocausto (Isaías 61: 8)
  5. El juicio más severo de Dios recae sobre los hipócritas (Mateo 23)
  6. La ira de Dios cae sobre aquellos que condenan públicamente el pecado, pero lo practican en privado (Romanos 2: 3-5)

Un comentario sobre “Dios Odia la Hipocresía

    […] hipocresía enoja a Dios. Dios odia la hipocresía y los hipócritas (como he escrito aquí ) porque la hipocresía hace mal uso de la religión, aprovechando sus leyes y decretos para el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s