¿A Dios Le Importa Cómo Adoramos? ( 1ª. Parte)

Posted on

ESJ-2018 0808-002

¿A Dios Le Importa Cómo Adoramos? ( 1ª. Parte)

POR J. LIGON DUNCAN III

James Montgomery Boice fue, quizás, el decano de teólogos-pastores evangélicos / reformados de América del Norte durante las últimas dos décadas de su vida. Nadie podría haber sido más digno de un Festschrift en reconocimiento a su ministerio, aunque nadie hubiera sido más rápido para desviar todas las alabanzas a su Dios bondadoso y soberano. No se le pudo dar este regalo durante su vida debido a la sabia pero inescrutable providencia de Dios. Y así es nuestro deseo de alabar a Dios en agradecimiento por él y por su sabiduría y ministerio hacia nosotros.

El tema del volumen es únicamente apropiado. Esto es así, primero, porque el Dr. Boice tenía una pasión por la adoración corporativa de la adoración de la iglesia que era majestuosa y reverente, arraigada en las Escrituras y la historia, intoxicada por Dios y exaltadora de Cristo. El Dr. Boice pensó mucho sobre la adoración corporativa. Fue un tema significativo tanto en su ministerio de enseñanza y escritura. No vamos a presumir de hablar por él, pero es nuestro deseo hablar en consonancia con su voz sobre este tema vital. En segundo lugar, este es un tema importante que debemos abordar por derecho propio. De hecho, es un tema que clama para ser abordado. La confusión sobre cuestiones básicas es evidente tanto en la teoría como en la práctica de la iglesia evangélica moderna. Sin duda, a muchos de nosotros nos ayuda la investigación y redacción de personas como Hughes Oliphant Old y Terry Johnson. Estos pastores-eruditos nos llevan a una apreciación más inteligente del tesoro bíblico que se nos legó en el legado de la adoración reformada. Nos iluminan a los principios rectores que durante casi cuatrocientos años influyeron de varias maneras en la adoración corporativa de las iglesias congregacionales, independientes, anglicanas, bautistas, presbiterianas y reformadas de iglesias bajas.

Pero esta práctica protestante reformada central de adoración enfrenta nuevas presiones y preguntas. Es hora de escuchar los principios bíblicos básicos nuevamente. Además, hay cuestiones culturales importantes a considerar. David Wells, Ken Myers, Gene Edward Veith, Marva Dawn y muchos otros nos ayudan mucho a abordar estos asuntos cristiana y eclesialmente. Aún así, una entrada distintivamente reformada, llena de orígenes, bíblicamente arraigada, históricamente inteligente, del siglo veintiuno le espera en esta discusión. Nuestro objetivo es comenzar esa conversación. Al hacerlo, simplemente estamos siguiendo los pasos de James Montgomery Boice, quien ofreció tanto el diagnóstico como la prescripción para la adoración corporativa de la iglesia evangélica contemporánea y escribió, no mucho antes de su muerte:

En los últimos años, he notado la presencia decreciente, y en algunos casos la ausencia total, de elementos de servicio que siempre han estado asociados con la adoración de Dios.

Oración. Es casi inconcebible para mí que algo llamado “adoración” pueda celebrarse sin una oración significativa, pero eso es precisamente lo que está sucediendo. Generalmente hay una oración corta al comienzo del servicio, aunque incluso eso se está desvaneciendo. Está siendo reemplazado por un saludo amistoso para que la gente se sienta bienvenida y a gusto. A veces se alienta a las personas a dar la vuelta y estrechar la mano de aquellos que están a su lado en las bancas. Otra oración que generalmente se conserva es la oración por la ofrenda. Podemos entender eso, ya que sabemos que se necesita la intervención de Dios Todopoderoso para lograr que las personas egocéntricas puedan dar suficiente dinero para mantener a la iglesia en funcionamiento. Pero las oraciones más largas -las oraciones pastorales- están desapareciendo. ¿Qué pasó con el acróstico de ACTS en el que A representa adoración, C para confesión de pecado, T para acción de gracias y S para súplica? No hay ensayo de los atributos de Dios ni confesión de pecado contra el brillante y glorioso trasfondo de la santidad de Dios.

¿Y qué sucede cuando Mary Jones va a tener una operación y la gente lo sabe y piensa que debería orar por ella? Muy a menudo, las oraciones para personas así se agregan a la oración de ofrenda, porque no hay otro lugar para ellos en el servicio. ¿Cómo podemos decir que estamos adorando cuando ni siquiera oramos?

La lectura de la palabra. La lectura de cualquier porción sustancial de la Biblia también está desapareciendo. En la época puritana, los ministros leían regularmente un capítulo del Antiguo Testamento y uno del Nuevo. Los estudiantes de la Biblia se benefician del comentario de seis volúmenes de Matthew Henry sobre la Biblia. Pero no debemos olvidar que el comentario fue producto de las lecturas de las Escrituras de Enrique, no de sus sermones. Su congregación recibió esos extensos comentarios sobre las lecturas de la Biblia además del sermón. Pero nuestras lecturas de las Escrituras son cada vez más cortas, a veces solo dos o tres versículos, si acaso se lee la Biblia. En muchas iglesias, ni siquiera hay un texto para el sermón. Cuando crecía en una iglesia evangélica, me enseñaron que en la Biblia Dios nos habla y en la oración hablamos con Dios. Entonces, ¿qué está pasando en nuestras iglesias si no oramos ni leemos la Biblia? Sea lo que sea, no es adoración.

La exposición de la palabra. Hoy tenemos muy pocas enseñanzas serias de la Biblia, sin mencionar las exposiciones cuidadosas. En cambio, los predicadores tratan de ser agradables, relatar historias divertidas, sonreír, sobre todo, mantenerse alejados de los temas que pueden hacer que la gente se sienta infeliz con la iglesia del predicador y la abandonen. Un predicador televisivo extremadamente popular no mencionará el pecado, en base de que hacerlo hace que la gente se sienta mal. Él dice que las personas ya se sienten lo suficientemente mal consigo mismas. Los predicadores hablan sobre las necesidades sentidas, no sobre las necesidades reales, y esto generalmente significa decirle a las personas solo lo que más desean escuchar. Los predicadores quieren ser queridos, populares o entretenidos. Y, por supuesto, ¡exitosos!

¿El éxito es una meta bíblica adecuada para los ministros de Cristo? Para los siervos de aquel que nos ordenó negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz cada día, y seguirlo (Lucas 9:23)?

Confesión de pecado. Quien confiesa el pecado hoy, en cualquier parte, sin mencionar en la iglesia cuando las personas humildes y arrepentidas de Dios se postran ante Dios y reconocen que han hecho aquellas cosas que no deberían haber hecho y han dejado de hacer aquellas cosas que deberían haber hecho, y que no hay salud en ellos? Eso solía ser un elemento necesario en cualquier servicio genuinamente cristiano. Pero no está sucediendo hoy porque hay muy poca conciencia de Dios. En lugar de venir a la iglesia para admitir nuestras transgresiones y buscar el perdón, venimos a la iglesia para que nos digan que somos realmente personas muy amables que no necesitan el perdón. De hecho, somos personas tan ocupadas que Dios debería estar contento de que nos hayamos tomado el tiempo de nuestros apretados horarios para venir a la iglesia.

Himnos. Una de las características más tristes de la adoración contemporánea es que los grandes himnos de la iglesia están a punto de desaparecer. No se han ido del todo, pero se están yendo. Y en su lugar han llegado jingles trillados que tienen más en común con las canciones publicitarias contemporáneas que con los salmos. El problema aquí no es tanto el estilo de la música, aunque las palabras triviales se ajustan mejor a las melodías trilladas y las armonías. Más bien, el problema es con el contenido de las canciones. Los antiguos himnos expresaban la teología de la iglesia de manera profunda y perceptiva y con un lenguaje agradable y memorable. Elevaban los pensamientos del adorador a Dios y le daban palabras impactantes para recordar los atributos de Dios. Las canciones de hoy reflejan nuestra teología superficial o inexistente y no hacen casi nada para elevar nuestros pensamientos sobre Dios.

Lo peor de todo son canciones que simplemente repiten una idea trivial, palabra o frase una y otra vez. Canciones como esta no son adoración, aunque pueden darle al religioso una sensación religiosa. Son mantras, que pertenecen más a una reunión de la Nueva Era que a las personas que adoran a Dios.[1]

Los contribuyentes a este volumen comparten la carga del Dr. Boice para la reforma de la adoración en las diversas iglesias evangélicas de hoy. Y cualesquiera sean las diferencias que podamos tener, estamos unidos en el deseo de ver la adoración bíblica restaurada y floreciente en las iglesias de hoy en día que creen en la Biblia, exaltan a Cristo y predican el evangelio. Este libro no es menos que un esbozo de un programa bíblico para la renovación de la adoración cristiana en nuestro tiempo.

La Biblia Como Clave Para Reformar La Adoración

Si tal renovación debe llevarse a cabo, ¿en qué principio se fundará? Si vamos a vivir y adorar juntos soli deo gloria, ¿cuál será la base y el patrón? La única respuesta para el cristiano evangélico es sola scriptura. La palabra de Dios debe proporcionar los principios, los patrones y el contenido de la adoración cristiana. La verdadera adoración cristiana es mediante el libro. Está de acuerdo con la Escritura. La Biblia sola en última instancia dirige la forma y el contenido de la adoración cristiana.

Este es un énfasis de la Reforma, que se concretó especialmente en la rama reformada de la gran Reforma Protestante del siglo XVI (en contraste con las tradiciones de la Reforma Luterana y Radical y en contradicción directa con la tradición Católica Romana). Se encuentra en Calvino y otros teólogos reformados de primera generación. Se encuentra en John Knox y en la tradición escocesa. Se encuentra en la tradición puritana de la Iglesia de Inglaterra, desde los días de Isabel I hasta la Mancomunidad de naciones y, posteriormente, en la Inconformidad inglesa. Está firmemente establecido en las confesiones bautistas y en los credos congregacionales.

Este fuerte y especial énfasis en la adoración corporativa de Dios fundada positivamente en las instrucciones de las Escrituras llegó a conocerse como el principio regulador. Es una extensión del axioma de la Reforma de sola scriptura. Como la Biblia es la autoridad final en la fe y la vida, también es la autoridad final en la forma en que adoramos colectivamente, pero de una manera distinta y especial. Mientras que toda la vida debe ser vivida de acuerdo con las Escrituras, las Escrituras no hablan discretamente a cada componente específico de nuestras vidas. Hay muchas situaciones en las que debemos confiar en los principios bíblicos generales y luego intentar pensar cristianamente sin una guía específica en diversas circunstancias.

Los reformadores pensaron que el tema de la adoración corporativa era un poco diferente a esto. Ellos enseñaron que Dios había prestado plena atención a este asunto en su palabra porque es uno de los principales en la vida cristiana y en sus propósitos eternos. Por lo tanto, debemos ejercer un tipo especial de cuidado cuando se trata de esta actividad, un cuidado distinto del que empleamos en cualquier otro lugar de la vida cristiana. Nos dijo qué hacer y cómo hacerlo, de tal manera que los aspectos principales de la adoración son una cuestión de seguir la dirección divina; y, por lo tanto, las decisiones que debemos tomar por nosotros – pensar de acuerdo con los principios generales de las Escrituras y el sentido común santificado, en ausencia de una garantía escritural positiva – son relativamente menores. No es difícil encontrar este axioma articulado, de diversas maneras, desde los primeros días de la tradición reformada hasta nuestro propio tiempo, y en todas las ramas representativas de la comunidad reformada.

Por ejemplo, Calvino dijo: “Dios desaprueba todas las formas de adoración no expresamente sancionadas por Su Palabra”.[2] La tradición de la Reforma Continental, reflejada en la Confesión Belga (artículo 32) y el Catecismo de Heidelberg (Q. 96), afirma lo mismo. La Segunda Confesión Bautista de Londres de 1689 y la Confesión de Filadelfia (Bautista) de 1742 dicen: “La manera aceptable de adorar al Dios verdadero es instituida por él mismo, y tan limitada por su propia voluntad revelada, que no puede ser adorado de acuerdo a la imaginación y las artimañas de los hombres, ni a las sugerencias de Satanás, bajo cualquier representación visible, o de cualquier otra manera no prescrita en las Sagradas Escrituras” (22.1). También afirman que “Todo el consejo de Dios tocante a todas las cosas necesarias para su propia gloria, la salvación del hombre, la fe y la vida, está expresamente expuesto o necesariamente contenido en la Santa Escritura; a la cual nada, en ningún momento, ha de añadirse, ni por nueva revelación del Espíritu ni por las tradiciones de los hombres. Sin embargo, reconocemos que la iluminación interna del Espíritu de Dios es necesaria para un entendimiento salvador de aquellas cosas que están reveladas en la Palabra, y que hay algunas circunstancias tocantes a la adoración de Dios y al gobierno de la Iglesia, comunes a las acciones y sociedades humanas, que han de determinarse conforme a la luz de la naturaleza y de la prudencia cristiana, según las normas generales de la Palabra, que han de guardarse siempre” (1.6). La Declaración de Fe y Constitución de Saboya (1658), la enmienda congregacionalista de la Confesión de Westminster (1647), afirma los mismos principios.

Más recientemente, el anglicano David Peterson define la adoración como “un compromiso con [Dios] en los términos que él propone y de la manera que él solo hace posible.”[3] Aún más específicamente, Hughes Old, quien no emplea el término principio regulador, sin embargo ofrece una descripción de este fundamental principio de adoración corporativa reformada que habría satisfecho a la Asamblea de Westminster:

La mayoría de las cosas que hacemos en adoración lo hacemos porque Dios nos ha ordenado que las hagamos. Es por eso que predicamos el evangelio, alabamos a Dios en salmos e himnos, servimos a Dios en oración, bautizamos en el nombre de Cristo. Algunas cosas que hacemos en la adoración no tanto porque se enseñan específicamente en las Escrituras, sino porque están de acuerdo con las Escrituras. Lo que se quiere decir con eso es que algunas de las cosas que hacemos en la adoración las hacemos porque los principios de las Escrituras nos exigen. Por ejemplo, bautizamos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo porque esto está específicamente dirigido por las Escrituras. Sobre la base de los principios de las Escrituras, antes del bautismo ofrecemos la Invocación Bautismal pidiéndole al Espíritu Santo que cumpla internamente lo que se promete en la señal externa. Los actos básicos de adoración que realizamos porque están claramente ordenados en las Escrituras. Las formas y los medios de hacerlo los tratamos de ordenar de acuerdo con los principios de las Escrituras. Cuando algo no está específicamente ordenado, prescrito o dirigido, o cuando no hay un ejemplo de las Escrituras que nos guíe en la forma en que debemos realizar algún aspecto particular de la adoración, debemos intentar sin embargo guiarnos por los principios de las Escrituras.[4]

Lo que se argumenta aquí es que debe haber una orden de las escrituras para todo lo que hacemos. Esa garantía puede venir en la forma de instrucciones explícitas, requisitos implícitos, los principios generales de las Escrituras, órdenes positivas, ejemplos y cosas derivadas de las consecuencias buenas y necesarias. Estas formulaciones del enfoque reformado de la adoración también reconocen que las cosas menores acerca de la adoración corporativa pueden decidirse en ausencia de un mandato bíblico específico, pero de acuerdo con el pensamiento cristiano bíblico fiel bajo la influencia de los principios de las escrituras y la razón santificada y la revelación general (p. Ej. si usar boletines, a qué hora comenzarán los servicios, cuánto durarán, dónde reunirse, qué vestirán los ministros y la congregación, si usarán himnarios, cómo se dirigirá el canto, y cosas por el estilo). Pero las primeras cosas -los elementos centrales, las partes principales, los elementos esenciales- tienen una garantía positiva. Los incidentes y alteraciones serán guiados por los principios de las escrituras.

Para agudizar este principio y hacerlo más perspicaz y útil, los teólogos reformados hablan sobre la sustancia de la adoración corporativa (el contenido de sus partes o elementos prescritos), los elementos de adoración (sus componentes o partes específicas), las formas de adoración (la forma en que estos elementos de adoración se llevan a cabo) y las circunstancias del culto (asuntos incidentales que necesariamente exigen una decisión pero que no están específicamente ordenados en la palabra). Los teólogos reformados argumentan que toda la sustancia de la adoración debe ser bíblica. No es que solo se puedan usar las palabras de la Biblia, sino que todo lo que se hace y se dice en la adoración está de acuerdo con una sana teología bíblica. El contenido de cada componente debe transmitir la verdad de Dios como se revela en su palabra. También afirman que Dios específicamente ordenó los elementos que deseaba en la adoración (leer la palabra, predicar la palabra, cantar, orar, administrar los sacramentos, los juramentos y los votos, etc.). Y, a partir de estos, no podemos agregar ni quitar. En cuanto a la forma de los elementos, habrá algunas variaciones: se harán diferentes oraciones, se cantarán diferentes canciones, se leerán y predicarán diferentes escrituras, los componentes de la adoración se reorganizarán de vez en cuando, los elementos ocasionales (como los sacramentos, los juramentos, y votos) realizado en varios momentos elegidos, y similares. Habrá, necesariamente, alguna discreción humana ejercida en estos asuntos. Entonces, aquí, el sentido común cristiano bajo la dirección de los principios, patrones y proporciones de las escrituras generales debe tomar una determinación. Finalmente, en cuanto a las circunstancias, ya sea que nos sentemos o de pie, tengamos bancas o sillas, nos reunamos en un edificio o tienda de la iglesia, cantemos de un himnario o de memoria, a qué hora se celebrarán los servicios del Día del Señor, y más cosas, debe decidirse en ausencia de una instrucción bíblica específica , y por lo tanto deben hacerse (como en el caso de las formas anteriores) de acuerdo con “la luz de la naturaleza y de la prudencia cristiana, pero guardando siempre las reglas generales de la Palabra que han de observarse siempre” ( Confesión de fe de Westminster 1.6, Confesión de fe bautista 1.6).

Mediante la implementación fiel de este principio regulador, las diversas iglesias reformadas efectuaron una renovación del cristianismo, establecieron un programa de discipulado sin paralelo en la historia cristiana, crearon una cultura que perdura hasta nuestros días (aunque en un alcance y calidad disminuidos), y rejuvenecieron la apostólica normas de la adoración corporativa. Este capítulo es un llamado para su reinstitución deliberada en la iglesia evangélica como un axioma indispensable y prerrequisito para la adoración corporativa como Dios pretende que sea. Esta es una llamada emitida por el propio Dr. Boice cuando dijo: “Debemos adorar sobre la base de la revelación bíblica. . . [y] según las doctrinas de la Biblia.” [5] El beneficio clave del principio regulador es que ayuda a asegurar que Dios, y no el hombre, es la autoridad suprema de cómo se debe conducir la adoración corporativa, asegurando que la Biblia, la revelación especial de Dios (y no nuestras propias opiniones, gustos y teorías), es el factor principal en nuestra conducta y enfoque de la adoración corporativa.

¿Está Anticuado El Principio Regulador?

El principio regulativo, sin embargo, golpea a muchos evangélicos como anticuado. Lo ven como una expresión histórica de adoración, pero no están convencidos de que sea necesario o incluso aplicable en la actualidad. De los críticos más inteligentes de esta histórica visión reformada de la adoración, algunos lo ven como un principio puramente puritano: característico de la cultura del norte de Europa, inventado por teólogos académicos del siglo XVII, más estrecho que el enfoque de Calvino, y no adoptado en otro lugar en el mejor del Cristianismo católico.[6] Tendremos la oportunidad de responder a algunas de estas objeciones en este y los próximos dos capítulos. Pero quiero sugerir que la razón principal por la cual muchos evangélicos tienen dificultades para abrazar el principio regulativo es que no creen que Dios nos dice (o nos dice mucho sobre) cómo adorar corporativamente en su palabra.

Los evangélicos han sido durante un siglo o más los más mínimos de todos los protestantes en lo que creen que la Biblia nos enseña acerca de la iglesia en general y en su estimación de la importancia relativa de la eclesiología (la doctrina de la iglesia). Generalmente no creen que el gobierno de la iglesia se establezca positivamente en la palabra; a menudo no ven a la iglesia local como esencial para el cumplimiento de la Gran Comisión o para la tarea del discipulado cristiano; sospechan del orden como restrictivo de la libertad; y generalmente yuxtaponen el sacerdocio de los creyentes y la autonomía de la iglesia local frente a la autoridad didáctica de las normas establecidas de la iglesia, la teología confesional y el testimonio de la communio sanctorum a través de las épocas (bajo las Escrituras). En consecuencia, dado que la doctrina de la adoración es parte de lo que la Biblia enseña acerca de la doctrina de la iglesia, no están predispuestos en general a esperar mucho de la enseñanza importante y definitiva sobre la conducta de la adoración colectiva.

Entonces, para decirlo de otra manera, el mayor obstáculo para la reforma de la adoración en la iglesia evangélica actual es la creencia general del evangelicalismo de que los cristianos del Nuevo Testamento tienen pocas o ninguna instrucción particular sobre cómo debemos adorar a Dios corporativamente: qué elementos pertenecen a la adoración , qué elementos deben estar siempre presentes en la adoración ordenada, qué cosas no pertenecen a la adoración. Para ser aún más específico, cuando recordamos de nuestro estudio de la ética cristiana que cada acción ética tiene un estándar (una norma), dinámica (aquello que habilita o faculta a alguien para hacer la acción contemplada en la norma), motivación (aquello que impulsa alguien para hacer la acción), y meta (el objeto final [s] o el propósito [s] de la acción), podemos decir que los evangélicos enfatizan la dinámica de la adoración cristiana (la gracia del Espíritu Santo) y su motivación (gratitud por la gracia, una pasión por Dios), pero resta importancia al estándar (la Biblia) y al objetivo (el telos principal de glorificar y disfrutar de Dios).

Los evangélicos sí piensan que el adoración es importante, pero a menudo ven la adoración como un medio para un fin diferente al de la glorificación y el disfrute de Dios: algunos ven la adoración como el evangelismo (por lo tanto, malinterpretan su objetivo); algunos piensan que el corazón, las intenciones, los motivos y la sinceridad de una persona son las únicas cosas importantes en nuestra forma de adorar (minimizando así los estándares, principios y reglas de la Biblia para la adoración); y algunos ven el producto emocional de la experiencia de adoración como el factor principal en la adoración “buena” (por lo tanto, sobrecargando lo subjetivo y a menudo de manera inconsciente imponen opiniones culturales particulares de la expresión emocional de todos los fieles). Los evangélicos creen en estas cosas sobre la adoración, pero no creen que haya muchos principios bíblicos sobre cómo adorar o lo que debemos hacer y no hacer en la adoración.

En parte, esto puede ser el resultado de una incomprensión comprensible de la naturaleza precisa de la discontinuidad entre la adoración del pueblo de Dios en el antiguo pacto y el nuevo pacto. Los evangélicos, en general, han entendido el punto de los hebreos y el resto del Nuevo Testamento sobre la venida de Cristo como el fin de los tipos y las sombras de la adoración ceremonial elaborada del antiguo pacto. Por lo tanto, han rechazado, de nuevo correctamente, el enfoque de las tradiciones de la iglesia católica (ya sea católica, ortodoxa oriental o anglocatólica) que intentan reimponer y volver a aplicar una versión cristológica del ceremonialismo sacerdotal de la adoración del antiguo pacto o recurrir al simbolismo litúrgico de Apocalipsis (basado en las prácticas de adoración del antiguo pacto) como normativo para la iglesia militante del nuevo pacto. Los evangélicos saben que este enfoque no solo es confuso, es erróneo y no bíblico.

En consecuencia, aunque los evangélicos saben que el Antiguo Testamento tiene instrucciones sobre lo que Israel iba a hacer en la adoración, tienden a pensar que hay muy pocos o ningún principio permanente que se pueda obtener para el culto cristiano del Antiguo Testamento, o creen que el Nuevo Testamento haciendo énfasis en el corazón, la actividad del Espíritu Santo y la adoración en toda la vida desplazan estos principios del Antiguo Testamento, o piensan que el Nuevo Testamento tiene poco o nada que decir sobre la adoración corporativa, y algunos incluso piensan que la categoría de adoración corporativa desaparece por completo en la expresión del nuevo pacto de la economía de Dios. Pero estas suposiciones son tan erróneas en una dirección como lo son los enfoques de la iglesia católica en la otra. Y, como es lógico, estas suposiciones ayudan a mantener un evangelicalismo envuelto en una cultura de individualismo, relativismo y situacionalismo, en su acercamiento a la reunión de adoración del pueblo de Dios, fuerte en el individuo, débil en lo corporativo; fuerte en lo subjetivo, débil en lo objetivo; fuerte en el corazón, débil en los principios.

La Preocupación Generalizada De Dios Por Cómo Es Adorado

Sin embargo, Dios deja bien claro, a lo largo de toda la Biblia, que sí le importa mucho cómo adoramos. La respuesta de la Biblia a esta pregunta, ¿le importa a Dios el cómo de la adoración? Es un sí rotundo, no solo en el Antiguo Testamento sino también en el Nuevo Testamento. ¿Dónde enseña la Biblia esto? Obviamente, un lugar está en las disposiciones detalladas para la adoración en el tabernáculo que se encuentran en Éxodo 25-31, 35-40, así como también en Levítico. Éxodo 25, por ejemplo, en medio de sus instrucciones divinas para el santuario y su mobiliario, insiste en al menos tres aspectos de la forma en que el pueblo de Dios debe adorar (tocando así el estándar, la motivación y el objetivo de la adoración e indirectamente el dinámica). Primero, la adoración de Israel debía ser adoración voluntaria. Debe ser “todo aquel cuyo corazón le mueva” (25:2) que contribuye al santuario (obsérvese el contraste con esto en el incidente del becerro de oro en 32: 2). Si la adoración no surge de la gratitud por la gracia de Dios, si no es la respuesta sincera a quién es Dios y qué ha hecho, entonces es hueca. En segundo lugar, la adoración verdadera (como el objetivo del pacto mismo) tiene en vista la comunión espiritual con el Dios viviente. Dios ordena la construcción del tabernáculo para que “pueda habitar entre” su pueblo (25: 8). Ese es el propósito de Dios en las ordenanzas del antiguo pacto para la adoración, por lo que la gente debía tener en cuenta ese objetivo como ellos mismos lo construyeron y vinieron al tabernáculo. “Seré tu Dios y tú serás mi pueblo” es el corazón y el objetivo del pacto, y el corazón y el objetivo de la adoración. Si la adoración apunta a algo menos que esto, no es adoración sino un sustituto vacío. Tercero, la adoración de Dios debe ser cuidadosamente ordenada de acuerdo con sus instrucciones. La iniciativa de Dios es primordial en el diseño del tabernáculo (nuevamente, en contraste con el incidente del becerro de oro). Dios exigió que el tabernáculo y todo su mobiliario se hicieran “según el diseño que te ha sido mostrado en el monte” (25:40). El plan de Dios, no la creatividad del pueblo, ni siquiera la de los artesanos que lo construirían, sería determinante en la creación del lugar donde su pueblo lo encontraría (y de hecho, en todas las acciones de los sacerdotes que servirían en esta adoración). Esto es, en esencia, lo que los reformadores vieron como un principio fundamental para la adoración cristiana (un enfoque que llegó a conocerse como el principio regulador). Este principio, en resumen, establece que la adoración en su contenido, motivación y objetivo debe ser determinada solo por Dios. Él nos enseña cómo pensar en él y cómo acercarse a él. Cuanto más nos alejamos, entonces, de sus instrucciones, menos adoramos.

Pero muchos teólogos evangélicos finos objetan en este punto y dicen: “Sí, este principio era verdadero para la adoración al tabernáculo, pero no para la adoración del nuevo pacto.” La idea detrás de esta objeción es que debido a su significado tipológico único, la adoración al tabernáculo del Antiguo Testamento estaba protegida por requisitos únicos que Dios no aplicó en ningún otro lugar del Antiguo Testamento ni en el Nuevo Testamento a la adoración colectiva de su pueblo. Entonces, dicen, aunque nuestra adoración debe guiarse por los principios bíblicos (de la misma manera que el resto de la vida), no se restringe a lo que la palabra justifica positivamente (como fue la adoración al tabernáculo).[7]

Sin embargo, la Biblia, toda la Biblia, contradice esta posición. El énfasis en la preocupación de Dios por el cómo de la adoración (en su estándar, motivación, dinámica y meta) es omnipresente, no solo en el código ceremonial, sino también en la ley moral, no solo en el Pentateuco sino también en los Profetas, no solo en el Antiguo Testamento sino también en el Nuevo, no solo en Pablo, sino también en las enseñanzas de Jesús. Considere el próximo artículo.

Un comentario sobre “¿A Dios Le Importa Cómo Adoramos? ( 1ª. Parte)

    Alfonso Almanza Marquez escribió:
    13 octubre 2018 en 12:28 am

    Es muy cierto que en estos últimos tiempos hay músicos que solo desean ser reconocidos por el instrumento que ellos tocan y llevan una vida no consagrada a Dios, y creo que es un todo, recuerdo que hace 30años organismos cuando los músicos estaban juntos en el ensayo y más cuando estaba a punto de iniciar el tiempo de alabar a Dios y todo esto se a ido dejando de hacer es importante hacerlo y con la reverencia y el respeto a nuestro Dios.
    Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s