Adoración En La Mesa Del Señor Con Tristeza Y Alegría

Posted on

ESJ-2018 0808-001

Adoración En La Mesa Del Señor Con Tristeza Y Alegría

Por Josh Buice

Cuando se trata de adoración, no hay escasez de opiniones sobre cómo se debe hacer. Sin embargo, cuando se trata de adoración, también debemos recordar que tenemos una guía suficiente en la Sagrada Escritura. Todo acerca de cómo Dios desea ser adorado se puede encontrar en las páginas de la Biblia.

Jesús instituyó la Cena del Señor en el mismo momento de su Última Cena con sus discípulos. Su tiempo de celebración con ellos incluyó la observación de la fiesta de la Pascua, una comida anual diseñada para recordar la liberación del pueblo de Dios de Egipto. La fiesta de la Pascua es anterior al tabernáculo, el establecimiento de la ley y el sacerdocio de Israel (Éxodo 12:15-17). Cuando Jesús celebró con sus seguidores, él también los señaló a la culminación de la Pascua en la Cena del Señor ya que Jesús es el cumplimiento de las promesas y el sistema de sacrificios de la historia de Israel. Jonathan Edwards escribió en su Historia de la Obra de Redención , “Cristo y su redención son el tema de toda la Palabra de Dios.” [1]

Dado que Jesús instituyó la Cena del Señor como un medio de adoración continua (ver el lenguaje de 1 Corintios 11:26), importa la manera en que participamos en la adoración en la Mesa del Señor. Debemos apuntar intencionalmente a la precisión teológica y al equilibrio emocional. Debemos acercarnos a la Mesa del Señor con lágrimas de dolor y sonrisas de alegría. Debemos evitar la adoración superficial al cliché y el sacramentalismo al mismo tiempo. Con eso en mente, hay dos maneras de participar en la adoración en la Mesa del Señor que honra a Dios.

Un Corazón De Tristeza

Mientras Jesús comía y bebía con sus discípulos, dijo estas palabras: “Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga” (1 Corintios 11:26). Debemos recordar el cuerpo y la sangre de Jesús que fue clavado en una cruz romana y estamos llamados a proclamar su muerte hasta que Cristo regrese.

Cuando Jesús instituyó la Cena del Señor, dijo: “Haced esto en memoria de mí” (1 Corintios 11:24).Recordar la muerte de Jesús requiere una mente sobria y una que conduce a un corazón de tristeza. Considera al Hijo de Dios traicionado por un amigo, acusado de blasfemia, golpeado sin posibilidad de reconocimiento, humillado públicamente, clavado en una cruz y levantado en vergüenza. Considera el dolor y la incomodidad que estaba experimentando en ese momento. Considera el peso aplastante de los pecados de todo su pueblo sobre Él. Esta escena nos lleva a un lugar de dolor.

Además, nuestro dolor no es meramente sentimental, sino un dolor personal. Es un dolor personal basado en el pecado personal. El golpe aplastante de la ira de Dios se desató sobre Jesús por los pecados de su pueblo. Al recordar esta escena, debemos recordar el hecho de que Jesús estaba pagando por nuestra deuda de pecado, nuestros pecados personales, todos y cada uno de ellos. Esto debería llevarnos a un lugar apropiado de humildad y tristeza.

Un Corazón De Alegría

¿Cómo puede la escena del Salvador moribundo llevarnos a un lugar de alegría y celebración? La emoción del dolor parece mucho más apropiada, entonces, ¿cómo llegamos a la alegría cuando estamos a la sombra de la cruz de Jesús? La respuesta se encuentra en cómo el sacrificio de Jesús se convirtió en el cumplimiento de la tan esperada promesa de Génesis 3:15. ¿Jesús satisfizo la ira del Padre? ¿Pagó Jesús por completo nuestra deuda de pecado? Con absoluta certeza logró esas realidades, y al hacerlo logró el plan de redención en victoria.

Considere las palabras del apóstol Pablo cuando describe la obra de Jesús, afirmando que nos perdonó “habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz. Y habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de El” (Colosenses 2: 14-15).

Podemos celebrar en la Mesa del Señor al considerar la victoria que Jesús ha asegurado para todos y cada uno de su pueblo. Ni un solo pecado será retenido en nuestra cuenta. No hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús (Romanos 8:1). Cada pecado fue clavado en la cruz y Cristo pagó nuestra deuda en su totalidad. Al hacerlo, Jesús desarmó a los gobernantes y las autoridades y los puso en abierta vergüenza. Su muerte sustitutiva fue el cumplimiento de Génesis 3:15, por lo tanto, podemos celebrar mientras nos reunimos alrededor de la Mesa del Señor para recordar el cuerpo y la sangre del Rey Jesús. No nos acercamos a la mesa del Señor con un corazón alimentado por clichés superficiales. Nos acercamos a la mesa del Señor con un corazón lleno de dolor y rebosante de alegría. JC Ryle, en su comentario sobre Mateo 26, escribe lo siguiente:

¿Tenemos el hábito de venir a la mesa del Señor? Si es así, ¿en qué estado de ánimo venimos? ¿Nos acercamos de manera inteligente, humilde y con fe? ¿Entendemos lo que estamos haciendo? ¿Realmente sentimos nuestra pecaminosidad y necesidad de Cristo? ¿Realmente deseamos vivir una vida cristiana, así como profesar la fe cristiana? Feliz es esa alma que puede dar una respuesta satisfactoria a estas preguntas. Sigamos adelante y perseveremos.


1. Philip Graham Ryken y R. Kent Hughes, Éxodo: Salvados para la Gloria de Dios (Wheaton, IL: Crossway Books, 2005), 330.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s