El Reino de Dios en Lucas (7a. Pte.)

Posted on

ESJ-blog 20200707_01

El Reino de Dios en Lucas (7a. Pte.)

Por Paul Henebury

Los “Tiempos de los Gentiles”

Se ha escrito mucho sobre "los tiempos de los gentiles", especialmente por los escritores dispensacionalistas. Pero antes de saber a qué se refiere debemos situarlo en el discurso en el que se encuentra. He dado las razones por las que Lucas 21:20-23 se refiere al fin de los días. Jesús habla de que Jerusalén está rodeada de ejércitos (Lc. 21:20), y de que la ciudad será pisoteada por los gentiles (Lc. 21:24b). Parece natural pensar en Zacarías 12:1-3[1] y en Apocalipsis 11:2. El contexto de "los tiempos de los gentiles" en Lucas apunta, por tanto, al asedio de Jerusalén en los últimos tiempos por parte de los ejércitos de las naciones gentiles. Pero, ¿podría Jesús querer decir algo más que eso? Para que así sea, la frase tendría que resonar con matices de significado profético.

La frase “los Tiempos de los Gentiles” se encuentra sólo una vez en las Escrituras, en Lucas 21:24. Se encuentra en medio del discurso escatológico de Jesús después de entrar en Jerusalén justo antes de su pasión. El término es interesante porque es un giro inusual de la frase. ¿Por qué Jesús no dijo simplemente “Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que Dios venga a vengarse de los enemigos de Israel” o alguna palabra de aflicción que encajara bien en el contexto? No lo hizo. Dijo “Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que se cumplan los tiempos de los gentiles.” (Énfasis mío). Hay un período de tiempo que se entrega a los gentiles[2]; un período que, al parecer, requirió poca o ninguna explicación entre los judíos que lo escucharon.

Los intérpretes dispensacionalistas han designado generalmente “los tiempos de los gentiles” como un largo período que se extiende a lo largo de muchos siglos. John Walvoord, por ejemplo, escribe:

Para los gentiles, la tribulación marca el final del extenso período de los “tiempos de los gentiles” (Lucas 21:24), ese período marcado por el control gentil de Jerusalén desde el año 600 a. C.[3].

Su compañero del Seminario de Dallas, J. Dwight Pentecost, dice:

Los “tiempos de los gentiles” se han definido como ese período de tiempo en el que Jerusalén estuvo bajo el dominio de la autoridad gentil (Lucas 21:24). Este período comenzó con el cautiverio en Babilonia, cuando Jerusalén cayó en manos de los gentiles. Ha continuado hasta el tiempo presente y continuará a través del período de la tribulación, en el cual los poderes gentiles serán juzgados[4].

Los tiempos de los gentiles es ese período extendido de disciplina sobre el pueblo del pacto de Dios durante el cual ningún descendiente Davídico se sienta en el trono de David gobernando el reino de David. Se extiende desde la destrucción de Jerusalén y el vaciamiento del trono de David por Nabucodonosor hasta el arrepentimiento final[5].

Aunque estas interpretaciones del término pueden ser correctas (especialmente la última), hay que señalar que no se basan en la exégesis de Lucas 21:24 en su contexto. Darrell Bock, que es un dispensacionalista progresivo, y ha escrito uno de los comentarios más completos sobre el Evangelio de Lucas, no está de acuerdo. Cree que el versículo indica “una visión a corto y largo plazo”[6], El dice:

“Más probablemente, los “tiempos de los gentiles” es una forma general de describir el período actual en el plan de Dios, cuando los gentiles son prominentes pero culminará en el juicio sobre esas naciones” [7].

Bock lee a veces en el texto sus puntos de vista de ya-todavía no[8].

De un lado premilenial pero no dispensacional viene Craig Blomberg, quien cree:

“que algún intervalo de tiempo debe separar la destrucción de Jerusalén del cumplimiento completo de todos los planes de Dios para Israel y las naciones”[9].

Esta respuesta un tanto vaga puede ser la mejor que se puede reunir dadas las circunstancias. Aun así, hay una serie de referencias cruzadas importantes que merecen ser tenidas en cuenta. Casi todos los que comentan este versículo lo relacionan con Romanos 11:25b; “que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles.”

Al igual que con “los Tiempos de los Gentiles,” la terminología del apóstol Pablo aparece sin explicación, pero presupone una comprensión acordada. En el caso de Pablo, la plenitud de los gentiles se pone en aposición a la restauración de Israel. La presupone. Por tanto, debería ser posible deducir un significado plausible para ambos términos. Una vez más, no es necesario complicar demasiado las cosas. La “plenitud” (la palabra griega normal es pleroma) de los gentiles es claramente un punto final, después del cual ("hasta") la ceguera de Israel presumiblemente será levantada. Desde este punto de vista, la “plenitud de los gentiles” es la finalización de la forma actual de Dios de tratar con los poderes gentiles en su programa de creación. Y si va a haber una “finalización” de esta interacción con los gentiles, seguramente no es exagerado conjeturar que el período en el que Dios está “llenando” a los gentiles podría llamarse “los tiempos de los gentiles.” Por supuesto, todavía tenemos que intentar descubrir qué abarca ese período, pero la suposición parece relativamente segura.

John Murray ha argumentado que el verbo eiserchomai (“ha entrado”) indica la entrada en el Reino de Dios y la vida eterna[10], por lo que afirma con seguridad que “la plenitud de los gentiles” significa que los gentiles entran en el Reino. Pero la palabra erchomai suele significar “entrar” cuando se utiliza. No adquiere de repente un sentido técnico cuando su objeto es el Reino. Se está forzando una interpretación teológica del texto. El significado básico es claro; en Romanos 11:25 “la plenitud de los gentiles” se refiere a la finalización de un programa, después del cual hay una restauración de Israel. Pablo no indica si esta “culminación” termina en alegría o desesperación. No es a eso a lo que tiende su pensamiento. Murray ha leído su escatología en el pasaje.

Me parece razonable concluir que la “plenitud de los gentiles” de Romanos 11:25 es la última parte de “los tiempos de los gentiles” de Lucas 21:24. Sobre esta base, los “tiempos de los gentiles” probablemente significan el período entre la subsunción de Israel bajo los poderes gentiles extranjeros (babilónicos, persas, griegos, romanos, turcos, británicos) junto con la pérdida de su línea real. De ahí que la segunda definición de Pentecost en Venga Tu Reino parezca ser una comprensión precisa de la frase.


[1]  Compárese el llamamiento a la creación para que sea testigo del juicio de Dios en Zacarías 12:1 y lo que hemos dicho más arriba sobre Isaías 34:1.

[2] “El período es de dominación gentil de la ciudad, pero se establece un límite, a saber, el cumplimiento de un tiempo asignado.” – I. Howard Marshall, Commentary on Luke, 773.

[3] John F. Walvoord, The Millennial Kingdom, Grand Rapids: Zondervan, 1981, 257.

[4] J. Dwight Pentecost, Things to Come: A Study in Biblical Eschatology, Grand Rapids: Zondervan, 1976, 315.  Pentecost aduce a continuación Daniel 2 y 7 que describen "el… esquema profético del curso del período.” (Ibid, 316-317).

[5] J. Dwight Pentecost, Thy Kingdom Come: Tracing God’s Kingdom Program and Covenant Promises Throughout History, Grand Rapids: Kregel, 1995, 115.

[6] Darrell L. Bock, Luke 9:51 – 24:53, 1680.

[7] Ibid, 1681.

[8] Ibid, 1680, 1696 n. 51.

[9] Craig L. Blomberg, A New Testament Theology, Waco, TX: Baylor University Press, 2018, 587.

[10] John Murray, The Epistle to the Romans, NICNT, Grand Rapids, Eerdmans, 1982, Vol. 2, 93.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s