Respuestas Incorrectas a Preguntas Correctas

Posted on

clip_image002Respuestas Incorrectas a Preguntas Correctas

1 Juan 3:4-10

Por John MacArthur

¿Cómo es la fe salvadora? ¿Produce una vida marcada por un aumento de justicia, santidad y buen fruto? ¿O es un evento de salvación momentánea que no tiene ningún impacto duradero en la vida de un cristiano?

Hemos estado considerando estas y otras preguntas importantes ante las tendencias teológicas populares que abren una brecha entre la salvación y la santificación. El centro de la cuestión es determinar las marcas bíblicas de fe auténtica –¿Cómo vive su vida una persona salva? Para ello, nos hemos centrado nuestros pensamientos en el libro de 1 Juan 1 Juan 3:4-10 específicamente.

4 Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley, pues el pecado es infracción de la ley. 5 Y vosotros sabéis que El se manifestó a fin de quitar los pecados, y en El no hay pecado. 6 Todo el que permanece en El, no peca; todo el que peca, ni le ha visto ni le ha conocido. 7 Hijos míos, que nadie os engañe; el que practica la justicia es justo, así como El es justo. 8 El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo. 9 Ninguno que es nacido de Dios practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. 10 En esto se reconocen los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no practica la justicia, no es de Dios; tampoco aquel que no ama a su hermano..

De inmediato, algunas declaraciones clave saltan a nosotros. El primero se encuentra en el versículo 6, donde el apóstol Juan escribe que “Todo el que permanece en El, no peca.” Este tema hace eco en todo el pasaje, y Juan lo amplía más en el versículo 9 con las palabras “porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar.” A primera vista, parece que Juan está diciendo que el pecado es imposible para los creyentes.

Esas son declaraciones sorprendentes, sobre todo teniendo en cuenta 1 Juan 1:8. Allí escribe: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.” Y de nuevo en el versículo 10, él escribe: “Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso y su palabra no está en nosotros.” En el corto espacio de un par de capítulos, Juan hace lo que parecen ser declaraciones muy contradictorias acerca de la existencia del pecado en la vida de un creyente.

Ha habido varios intentos teológicos para armonizar esta aparente contradicción de Juan. Algunos argumentan que el pecado al que Juan se refiere en el capítulo 3 sólo es pecado mortal. De hecho, ese es el punto de vista de la Iglesia Católica, que hace diferencia entre los pecados veniales (perdonables) y mortales. Pero eso es una falsa dicotomía antibíblica. Todo pecado lleva consigo las mismas consecuencias (Romanos 6:23).

Otros argumentan que Juan sólo se refiere a un pecado voluntarioso y deliberado. La idea es que los cristianos no cometen activamente el pecado; ellos simplemente lo sufren. Pero el Nuevo Testamento no describe a los creyentes como víctimas indefensas de la iniquidad. Por el contrario, enseña que los creyentes pecan porque eligen ceder a la tentación (Santiago 1:14-15).

En un extremo de la discusión, los perfeccionistas afirmarían que los creyentes pueden superar gradualmente el pecado hasta que esté completamente sin pecado. En ese sistema, el cristiano vive en una constante lucha con el pecado, perdiendo regularidad y ganando terreno frente a su influencia, hasta que finalmente llega a la perfección sin pecado o pierde su salvación por completo.

En el extremo opuesto del debate se encuentra la visión antinómica. El término antinomia viene de la palabra griega para ley (nomos), y se refiere a las personas que viven sin tener en cuenta la ley de Dios. Los Antinomianos creen que el pecado en la vida del creyente, simplemente no importa, ya que cada aspecto de su vida está cubierto por la gracia. Este punto de vista corrupto — el cual Pablo enseñó en contra en Romanos 6:12-18— sigue siendo popular hoy en día.

Los defensores modernos de la gracia barata y credulidad fácil tienen sus propios medios para explicar la aparente contradicción de Juan. Algunos dicen que el apóstol estaba exhortando a cristianos sin ley y mal comportados a volver a dedicar sus vidas al Señor y pasar de su conducta carnal inmadura hacia la espiritualidad. Con esta interpretación, en su intento de bajar el tono de la carta y hacerla menos definitiva o áspera. Pero sus argumentos no pueden dar cuenta del propósito claro de Juan para escribir la carta – “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna” (1 Juan 5:13 ). La dicotomía que Juan presenta no es una fe madura frente a la fe inmadura, sino más bien una fe salvadora frente a una no-salvadora.

Y otros pierden el significado y la aplicación del pasaje debido a un malentendido fundamental de la naturaleza de la fe salvadora. Ellos creen erróneamente que el arrepentimiento no es más que un sinónimo de la fe, y por lo tanto no se refiere a apartarse del pecado. Volverse del pecado, dicen, no es necesario para la salvación. La fe que salva, entonces, no es más que un mero asentimiento intelectual a los hechos del evangelio. Suplicando a los pecadores que se arrepientan del pecado es equivalente a pedirles que contribuyan obras a su propia salvación. Por lo tanto, aceptan que la salvación no puede hacer ningún cambio en doctrina o comportamiento de una persona. Incluso un estado permanente de carnalidad no es razón suficiente para dudar de la salvación de alguien.

Todos esos puntos de vista e interpretaciones populares intentan armonizar la aparente contradicción en 1 Juan. Y ninguno de ellos esta en lo correcto.

La verdadera clave para comprender la aparente contradicción de Juan es la gramática griega. En el pasaje anterior, Juan se refiere al pecado en el tiempo presente, lo que indica una acción continua, habitual. En otras palabras, Juan no se refiere a actos ocasionales de pecado, pero a los patrones establecidos y continuos del comportamiento pecaminoso. Los creyentes a veces pecan (Romanos 7:14-25) — incluso voluntariamente — pero no lo harán y no pueden pecar habitualmente y persistentemente como una forma de vida (cf. Romanos 6:4-14, Gálatas 5:24, Efesios 2:10 ).

Cuando el Espíritu Santo atrae a los pecadores con Dios, ellos se regeneran, y se les da la vida eterna a través de la fe en Jesucristo, han sido creados de nuevo (2 Corintios 5:17). La naturaleza de la nueva criatura en Cristo es obedecer la Palabra, seguir a Cristo, rechazar las tentaciones del mundo, y mostrar los frutos de justicia en sus vidas (Romanos 8:6, Filipenses 3:9, Colosenses 3:2). Mientras que la vieja naturaleza está todavía presente, hay un nuevo deseo, interés y capacidad de amar y obedecer al Señor que no estaba allí antes.

La aparente contradicción de Juan no es contradicción en absoluto. En el capítulo uno, que refuta los falsos maestros que afirman haber avanzado más allá de cualquier lucha con el pecado (1 Juan 1:8-10). El continúa en el capítulo dos para que dejar claro que si alguien no obedece los mandamientos de Cristo (2:3) y vive rectamente (por ejemplo, demostrar el amor [2:9-10]), que no es un creyente. En nuestro pasaje del capítulo tres, el apóstol refuerza las pruebas de fe que ya ha establecido. Al hacerlo, él rechaza además los falsos maestros que minimizan o niegan la importancia del pecado. Su enseñanza es tan vital hoy ante la falsa enseñanza similar. Jesús se sacrificó a Sí mismo no sólo para perfeccionar un pueblo en el futuro, sino purificarlos en el presente (Efesios 5:25-27). Minimizar el pecado en la iglesia va en contra de la obra misma de Cristo.

En definitiva, el punto de Juan es que un estilo de vida de pecado es incompatible con la verdadera fe salvadora. La vida del creyente no puede estar marcada por los patrones de pecado ininterrumpido y no arrepentido. Pero Juan no nos deja con esa simple verdad. Continúa en el pasaje para proporcionar tres razones de porque esta realidad es fundamental entender.

Nos ocuparemos de la primera de ellas la próxima vez.

(Adaptado de The MacArthur New Testament Commentary: 1-3 John .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B140617
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s