El Valor De La Discriminación

Posted on

ESJ-2018 0601-001

El Valor De La Discriminación

Por John F. Macarthur

¡Eso es discriminación!

¿Qué viene inmediatamente a la mente cuando escuchas esa frase? Casi siempre es peyorativo en la lengua vernácula moderna, y nunca se confunde con un cumplido.

Actualmente, ser acusado de discriminación es sinónimo del pecado de la parcialidad: mostrar preferencia por las personas en función del sexo, el color de la piel, la riqueza o la posición social. Pero la palabra en sí misma no es negativa. Discriminar simplemente significa “hacer una distinción clara”. Solíamos llamar a alguien una “persona discriminatoria” si ejercía un buen juicio. “Discriminación” significaba una habilidad positiva para trazar la línea entre el bien y el mal, lo verdadero y lo falso, lo correcto e incorrecto. En el apogeo del movimiento de los derechos civiles de los Estados Unidos, la palabra fue ampliamente aplicada al fanatismo racial. Y, de hecho, las personas que hacen distinciones injustas entre las razas son culpables de una forma de discriminación malvada.

Desafortunadamente, la palabra misma tomó esa connotación negativa, y la implicación siniestra a menudo se transfiere a cualquiera que intente discriminar de alguna manera. Ver la homosexualidad como inmoral (1 Corintios 6: 9-10; 1 Timoteo 1: 9-10) ahora es condenado por lo políticamente correcto como una forma inaceptable de discriminación. Sugerir que las esposas deben someterse a sus propios maridos (Efesios 5:22; Colosenses 3:18) ahora se clasifica como discriminación injusta. Sugerir que los hijos deben obedecer a sus padres (Efesios 6:1) también se etiqueta como discriminación injusta por algunos. Cualquier persona que “discrimine” de esta manera corre el riesgo de convertirse en blanco de demandas por parte de la ACLU (Unión Estadounidense por las Libertades Civiles).

La idea misma de la discriminación ha caído en desgracia. No se supone que tracemos líneas. Se supone que no debemos discriminar. Ese es el espíritu de esta era, y desafortunadamente, se ha infiltrado en la iglesia. Si vamos a discernir a las personas, debemos desarrollar la habilidad de discriminar entre la verdad y el error, lo bueno y lo malo. Los lenguajes originales de las Escrituras transmiten esta misma idea. La principal palabra hebrea para “discernimiento” es bin. La palabra y sus variantes se usan cientos de veces en el Antiguo Testamento. A menudo se traduce como “discernimiento”, “comprensión”, “habilidad” o “cuidado”. Pero en el lenguaje original transmite la misma idea que nuestra palabra discriminación  Implica la idea de hacer distinciones. Jay Adams señala que la palabra bin

se relaciona con el sustantivo bayin , que significa “intervalo” o “espacio entre”, y la preposición ben , “entre”. En esencia, significa separar las cosas unas de otras en sus puntos de diferencia para poder distinguirlas. [Jay E. Adams, A Call to Discernment (Eugene, OR: Harvest House, 1987), 46.]

El discernimiento, entonces, es sinónimo de discriminación. De hecho, el verbo griego traducido como “discernir” en el Nuevo Testamento es diakrinō. Significa “hacer una distinción” y se traduce literalmente de esa manera en Hechos 15: 9.

Entonces, el discernimiento es el proceso de hacer distinciones cuidadosas en nuestro pensamiento sobre la verdad. La persona que discierne es quien traza un claro contraste entre la verdad y el error. El discernimiento es el pensamiento en blanco y negro: el rechazo consciente a colorear cada tema en tonos de gris. Nadie puede ser verdaderamente discernidor sin desarrollar la habilidad de separar la verdad divina del error.

¿Las Escrituras nos dicen cómo discernir? Ciertamente lo hace. Pablo resume el proceso en 1 Tesalonicenses 5: 21-22: “Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente, retened lo bueno; absteneos de toda forma de mal.” Allí, en tres órdenes sencillas, detalla los requisitos de una mente con discernimiento. Y consideraremos estas comenzando el próximo lunes.

(Adaptado de Fool’s Gold )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180601
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s