¿No Estás Avergonzado?

Posted on

ESJ-2020 0106-004

¿No Estás Avergonzado?

Por Mark Snoeberger

Los medios de comunicación cristianos tienen mucho que decir en estos días sobre la idea de la vergüenza, sobre todo tratando de convencernos de que la vergüenza es mala. Y en muchas circunstancias, tienen razón. Por ejemplo, (1) no necesitamos avergonzarnos ante Dios por los pecados cometidos en nuestro pasado antes de la conversión: La obra de Cristo en la cruz no sólo cancela nuestra culpa, sino que también cubre nuestra vergüenza (así, por ejemplo, Rom 10:11; 1 Pedro 2:6-7). Tampoco debemos avergonzarnos, como muchos tienden a hacerlo, (2) cuando somos víctimas de las obras vergonzosas de los demás. Cada persona lleva su propia vergüenza (en principio Dt 24:16), y todos nosotros necesitamos eliminar de nuestra práctica cualquier vestigio persistente de la vergüenza de la víctima.

Pero la idea de que la vergüenza no tiene cabida en la vida del creyente dice demasiado. Note lo siguiente:

1. Sólo porque Cristo tomó sobre sí mismo tanto nuestra culpabilidad como nuestra vergüenza coram deo no quiere decir que él quitó nuestra culpabilidad y nuestra vergüenza a los ojos de la sociedad. Un asesino en el corredor de la muerte puede ser gloriosamente justificado y su culpabilidad ante Dios cancelada, pero su culpabilidad y vergüenza social permanecen. Puede incluso ser ejecutado por sus crímenes -y con justicia- el mismo día que se vuelve a Cristo. Un pedófilo puede ser declarado justo en Cristo y puede incluso agotar toda su responsabilidad de castigo a los ojos de la ley, y todavía llevar consigo la vergüenza de sus pecados en la sociedad civil (por ejemplo, al ser inscrito públicamente en un registro de delincuentes sexuales). Las iglesias, incluso, deben ser comunicativas acerca de los miembros en esta situación, asegurándose, en su celo por dar a un pecador convertido el alivio de su vergüenza, de que no “encubran” los pecados que necesitan, en algún nivel, permanecer públicos. Esto es especialmente cierto cuando las acciones vergonzosas son hechas por líderes cristianos (1 Tim 5:20).

2. Sólo porque Cristo tomó sobre sí mismo toda la culpa y la vergüenza por los pecados cometidos tras nuestra conversión no significa que no podamos incurrir en la culpa y la vergüenza en el gobierno moral de Dios después de nuestra conversión. Así como un creyente debe confesar sus pecados a Dios rutinariamente para el perdón y la limpieza incidentales (1 Juan 1, 9), así también un creyente puede incurrir en vergüenza para sí mismo, su familia, su iglesia y su Dios. Y cuando hacemos estas cosas, debemos sentirnos avergonzados (véase, por ejemplo, Esdras 9, 6-7; Daniel 9, 7-8), arrepentirnos, y buscar humildemente la misericordia de Dios y de los demás. Más que esto, tenemos incluso un precedente bíblico para “avergonzar” suave y constructivamente tanto a nuestro prójimo como a nuestros compañeros creyentes cuando no están debidamente avergonzados (1 Co 1:27; 6:5; 15:34; 2 Ts 3:14; Tito 2:8; 1 P 3:15-16).

Los autores contemporáneos que permiten a los cristianos descaradamente “maldecir un poco” o cometer pecados diversos deberían ser llamados por su vergonzoso consejo. Los cristianos deberían avergonzarse de sus pecados, arrepentirse de ellos y repudiarlos; ¡nunca se encogieran de hombros ni se jactarán de ellos! Dios no está bien conmigo “tal como soy”: Él espera que me ruborice, que me arrepienta y que me reforme.

Además, aunque es nuestro deber cristiano perdonar a los que se arrepienten de un comportamiento vergonzoso, esto no siempre cancela las consecuencias de un comportamiento vergonzoso. Algunas funciones eclesiásticas, de hecho, están explícitamente restringidas a aquellos con una larga reputación de evitar los pecados vergonzosos (1 Tim 3:1ss). Las manchas de la vergüenza a veces permanecen mucho tiempo después de que se agota la responsabilidad de la culpa.

3. El hecho de que Cristo tomó sobre sí mismo toda nuestra culpabilidad y vergüenza en la cruz no quiere decir que los pecados que anteriormente nos causaron vergüenza no son todavía vergonzosos. Vivimos en un día en el que los cristianos que han vivido las vidas más vergonzosas antes de la conversión (o incluso después) a menudo son celebrados por sus pecados. Sus pecados se ensayan y sus cicatrices se muestran orgullosamente como insignias de la gracia. Pienso incluso ahora en varios jóvenes creyentes que he encontrado recientemente y que parecían ansiosos de anunciar que Dios les había salvado de vidas de fornicación desenfrenada. No había vergüenza, ni ojos desviados, ni cabeza inclinada. De hecho, ellos parecían pensar que era importante describir descaradamente sus pecados en un lenguaje tan crudo, chocante y explícito como fuera posible para ser auténticos e impactantes en sus testimonios.

Alabo a Dios, por supuesto, que su gracia es lo suficientemente grande como para cubrir incluso el más vergonzoso de los pecados. Alabo a Dios, también, para que en su misteriosa providencia, estos jóvenes creyentes estén mejor equipados para aconsejar a otros que luchan con pecados similares. Pero todavía hay pecados en este mundo que Dios describe como tan “vergonzosos” que ni siquiera deberían ser mencionados, sino que deberían permanecer “ocultos” (Ef 5:12), para que, aparentemente, ni siquiera la mera mención de estos pecados sea una fuente de curiosidad, tentación o conciencias calcificadas. El patrón bíblico es (1) el pecado, (2) el arrepentimiento tan expansivo como el alcance del pecado, (3) el perdón, y finalmente (4) el cubrir, en el mayor grado posible, lo que es vergonzoso (así Génesis 3; 1 Pedro 4:8; y en principio, todos los diversos actos de cubrir la cabeza, la cara, los pies y los genitales a raíz del pecado confesado).

Conclusión: Por la gracia de Dios, estamos seguros de que toda forma de culpa y vergüenza será un día cosa del pasado. Estamos seguros, además, que aún ahora, debido al gran intercambio de nuestra culpa/vergüenza por la justicia de Cristo, Dios nos ve como completos en Cristo. Pero hasta que seamos perfeccionados, la vergüenza persiste (y debe persistir) como una norma social, como una función de la conciencia, y como un medio de santificación.

Un comentario sobre “¿No Estás Avergonzado?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    8 enero 2020 en 2:24 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s