El Reino de los Cielos en Mateo (1ª.Pte.)

Posted on

ESJ_BLG_2021115_02

El Reino de los Cielos en Mateo (1ª.Pte.)

Por Paul M. Henebury

¿El Reino de los Cielos?

Mateo 3 comienza con Juan el Bautista proclamando: «¡Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado!» (Mateo 3:1-2). Lo tiene llamando a los fariseos y saduceos «una generación de víboras». (Mt. 3:7), lo que no concuerda con el exaltado estatus espiritual que se daban a sí mismos. Más adelante en este Evangelio vemos a Jesús llamando a los fariseos (y a los escribas) hipócritas y «necios y ciegos» (Mt. 23:13-19). En Mateo se llama a los líderes religiosos con todo tipo de nombres. La erudición moderna ha intentado corregir estos malapropismos mateanos, y sabemos que hay fariseos que se convirtieron en seguidores de Jesús (Hechos 15:5). Sin embargo, el retrato que el Espíritu Santo nos ha dejado en el primer Evangelio no les honra en absoluto.

Después de la tentación de Jesús, que analizaré próximamente desde la perspectiva de Mateo, encontramos a Jesús predicando inmediatamente “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado». (Mateo 4:17). Esto es interesante porque significa que hay una continuidad directa entre la predicación de Juan y la de Jesús[1]. Por lo tanto, en los primeros días del ministerio de Cristo hubo una gran expectación por el “reino de los cielos,” provocada por los esfuerzos de los dos hombres para llamar la atención.

Dado que Mateo es el único escritor que utiliza esta designación «reino de los cielos», y que a menudo en las mismas situaciones los otros evangelistas tienen «reino de Dios», es obvio que las dos expresiones son muy similares, si no una y la misma[2]. Confusamente, Mateo sí emplea «reino de Dios» en Mateo 6:33; 12:28; 19:24, y 21:31 y 43. Entonces, ¿qué ocurre aquí? ¿Por qué Mateo utiliza lo que parece ser un circunloquio para «Dios» la mayor parte del tiempo, pero no todo el tiempo?

En Mateo 6:33 leemos:

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Claramente, si Mateo hubiera insertado «cielo» por «Dios» en este lugar, habría eliminado el sujeto del pronombre «Su». El siguiente caso es algo similar:

25 Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. 26 Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? 27 Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. 28 Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.. – Mateo 12:25-28.

Jesús habla de la invasión del reino de Satanás (Belcebú). Explica que Él expulsa a los demonios «por el Espíritu de Dios». (Mateo 12:28). Sonaría un poco patético si en lugar de hablar claramente del «reino de Dios», hiciera que Jesús dijera «reino de los cielos». El cielo no es el antónimo de Satanás, ¡es Dios!

En Mateo 19 el contexto involucra al Joven Gobernante Rico, a quien se le pregunta «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino Uno, es decir, Dios». (Mateo 19:17). La conversación versa sobre calificaciones morales, y Dios es la norma. Sería bastante extraño que después de mencionar a Dios como el estándar de bondad para heredar la vida eterna, Mateo omitiera su nombre al responder a sus sorprendidos discípulos. Así es como Él respondió:

23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. 24 Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.” – Mateo 19:23-24.

En el versículo 23, Jesús puede estar hablando de ir al cielo (es decir, de heredar la «vida eterna»), o del propio Reino venidero. En el versículo 24 se refiere a de quién es el Reino; es decir, de quién es la justicia que sirve de referencia para entrar. En cuyo caso, el sujeto debía ser «Dios».

Finalmente, en Mateo 21 tenemos dos menciones al «reino de Dios».

“¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.” – Mateo 21:31.

            Obsérvese que el Señor ha introducido el personaje de un padre. El primer hijo de la historia, que era recalcitrante al principio, se arrepintió e hizo la voluntad de su padre. No era el hijo que parecía y sonaba bien pero que era desobediente. El primer hijo era como los «recaudadores de impuestos y las rameras» que se apartaron de su pecado después de considerar la voluntad de Dios a través de la predicación de Jesús. De ahí que la Persona de Dios sea el sujeto de la frase.

La última vez que Mateo utiliza «reino de Dios» es en 21:43. Aquí está con el versículo anterior:

42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos? 43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él..” – Mateo 21:42-43.

Aquí se cita el Salmo 118 y Yahvé («el Señor») es el Actor principal. Es Dios quien ha dispuesto la historia de tal manera que «los constructores» rechazaron la verdadera piedra angular. De forma muy directa, Jesús afirmó que aquellos constructores del reino que profesaban estar al servicio de Dios estaban construyendo su propio pequeño reino. Como Dios se tomaría el rechazo de su Hijo como algo personal, la frase «reino de los cielos» sería demasiado impersonal para adaptarse a la ocasión.

Estas son mis breves explicaciones de por qué Mateo utiliza cinco veces «reino de Dios» en lugar de su designación más habitual como «reino de los cielos». Los lectores son libres de no estar de acuerdo con estas razones, pero debe haber razones. Recapitulando, «el reino de los cielos» en Mateo es un circunloquio, cuando es posible, del nombre de Dios para Su morada.


[1]  Este tipo de similitud es lo que ha animado a algunos de los estudiosos de tendencia más liberal a aventurar que Jesús fue un discípulo de Juan el Bautista.

[2] Algunos dispensacionalistas tradicionales, como Lewis Sperry Chafer y John Walvoord, sostenían firmemente que había una diferencia de significado entre los dos términos. Véase la explicación en Stanley D. Toussaint, Behold the King: A Study of Matthew, Grand Rapids: Kregel, 1980, 65-68. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s