¿Es el “Deseo” Pastoral un Requisito Para El Ministerio?

Posted on

ESJ-2019 0427-001

¿Es el “Deseo” Pastoral un Requisito Para El Ministerio?

Por Mark Snoeberger

La cuestión del “llamado al ministerio” pastoral, que recuerda al llamado de Dios a los profetas y apóstoles bíblicos, ha sido durante mucho tiempo un tema que ha preocupado a los consejos de ordenación. Muchos operan bajo el supuesto de que nadie que aspire al ministerio puede proceder sin tal “llamado.”

Reconozco, por supuesto, que el Espíritu de Dios es activo en la distribución de dones en su iglesia “según su voluntad” (Heb 2:4) y “como él quiere” (1 Cor 12:11, cf. v. 18). Es por esta razón que las Escrituras pueden establecer claramente que Dios ha nombrado a los maestros de la iglesia (1 Cor 12:28) y ha enviado a sus obreros a la mies (Lucas 10:2). De hecho, tenemos razones para creer que la preparación providencial de Dios de sus designados ministeriales es extensa y compleja (ver, en principio, Gálatas 1:5 y Jeremías 1:5). Por favor, no me oigas decir nada menos que esto.

La pregunta bajo consideración en este artículo no es si Dios nombra a los hombres para el ministerio (él lo hace), sino cómo lo sabemos. El Modelo del Llamado Personal, si se me permite llamarlo así, confiere un peso primordial a la respuesta a esta pregunta en el propio testimonio del candidato. ¿Tiene un deseo personal para el ministerio ( 1 Tim 3:1) y ha tenido una o más experiencias privadas (incluso las reveladoras – de lo contrario, ¿por qué usar la palabra “llamado”?) por las cuales se ha convencido existencialmente de que Dios lo quiere en el ministerio? Si es así, entonces el consejo puede proceder a examinar su vida y doctrina. Si no, el consejo no puede proceder.

Yo sugeriría que el Modelo del Llamado Personal no sólo es incorrecto, sino que es positivamente contrario al espíritu de la discusión de Pablo en 1 Timoteo 3. En lugar de estar de acuerdo con Pablo en que la elección de los oficiales de la iglesia no es una elección personal, sino eclesiástica, el Modelo del Llamado Personal (Modelo del Llamado Personal) carga todo el proceso de ordenación con preguntas sobre las experiencias y deseos personales del candidato. Por supuesto, sería bastante extraño que alguien llegara a un consejo de ordenación sin el deseo de ser un anciano, pero ese no es el problema. El consejo no está llamado a sondear los deseos de un candidato; está llamado a examinar sus competencias.

Al ofrecer a la iglesia una lista de requisitos para ser anciano, Pablo nos está informando que la decisión de buscar ser anciano (o cualquier otra función de la iglesia, para el caso) no es algo que alguien hace después de que se ha convencido existencialmente de que es su “llamado” en la vida. Usted puede tomar otras decisiones de esa manera (por ejemplo, puede concluir personalmente que convertirse en médico o abogado es el “llamado de su vida” después de emocionarse existencialmente por las perspectivas de una de esas carreras), pero no puede elegir convertirse en pastor por estas razones. Y eso es porque no es tu decisión. La iglesia toma esa decisión (llamémosle el Modelo del Llamado Eclesiástico).

Es importante notar, yo diría, que el “deseo” de la buena obra del pastorado en 1 Timoteo 3:1 no es uno de los requisitos para el ministerio. Las calificaciones en realidad son los versículos 2-7, y consisten en una evaluación de si la vida y la doctrina del candidato validan su deseo. Como tal, la primera pregunta del candidato al ministerio no es: “¿Deseas la buena obra?” o “¿Sientes que este es tu ‘llamado’? (más bien asumimos que este es el caso, ¿por qué si no él estaría aquí?), sino más bien, “¿Eres un hombre que está por encima de todo reproche?”

Creo que la iglesia moderna está haciendo un buen progreso para escapar del error de los llamados reveladores al ministerio. Pero la idea persiste cuando hacemos del “deseo” del candidato por la buena obra es la primera (¿y el más grande?) de los requisitos para el ministerio pastoral.

2 comentarios sobre “¿Es el “Deseo” Pastoral un Requisito Para El Ministerio?

    samuelmaxgt escribió:
    29 abril 2019 en 12:27 am

    En otras palabras, no cualquiera que diga querer ser ministro puede serlo, ni quien diga tener un llamado lo tiene. También agregaria a esta lista: No cualquiera que vaya a un instituto bíblico puede o debe ser ministro. Las evidencias hablan más que mil palabras.

    Los “ministerios” heredados son otro mal de la iglesia actual y las organizaciones o los consejos como se le llama en este artículo son muy permisivos ante esto y hasta se ha politizado.

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    29 abril 2019 en 12:03 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s