Pasajes Cruciales Sobre La Encarnación Y Expiación Del Señor (1ª. Parte)

Posted on

ESJ-2020 0101-003

Pasajes Cruciales Sobre La Encarnación Y Expiación Del Señor  (1ª. Parte)

Por Douglas F. Kelly

El testimonio del Padre y del Espíritu al Hijo de Dios se encuentra en las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento. Como dijo San Agustín: “Lo nuevo está en lo viejo oculto y lo viejo en lo nuevo revelado”. [1] Ya hemos visto hasta cierto punto el testimonio del Antiguo Testamento sobre la venida de Cristo, que en el Nuevo Testamento se revela más claramente. Después de largos años de profecía del Antiguo Testamento, ‘el Señor’, a quien los santos y sabios del Antiguo Testamento buscaban, ‘apareció de repente en su templo’ (Mal. 3, 1). Por lo tanto, el Señor se manifiesta más claramente en el Nuevo Testamento, después de su encarnación y su vida y obras salvadoras entre los hombres, y después del derramamiento del Espíritu sobre la Iglesia en Pentecostés. El mismo Dios Trino dio un testimonio completo de lo que significa la encarnación en los diversos escritos del Nuevo Testamento. Más de una vez el Padre celestial dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco” (cf. Mt 3,17; Mc 1,11, etc.). A las palabras de aprobación del Padre, el Espíritu Santo añadió su presencia personal (Mateo 3:16; Marcos 1:10). En Juan 16, Jesús dijo que el Espíritu hablaría, no de sí mismo, sino del Señor, y que glorificaría a Jesús (16:13-14). Una mirada cuidadosa a algunos pasajes centrales del Nuevo Testamento nos permitirá captar más clara y plenamente el testimonio trinitario del Hijo de Dios encarnado.

En este artículo observaremos con cierto detalle cuatro pasajes definitivos que transmiten el mensaje evangélico de la encarnación, muerte, resurrección y ascensión de Cristo: Juan 1:1-18; Filipenses 2:5-11; Hebreos 1:1-4, y Apocalipsis 5:1-14. Estos cuatro textos concuerdan en su enseñanza general acerca de: (1) La eterna Deidad de Cristo; (2) Su Encarnación; y (3) La redención que realizó. Los detalles y la coherencia general de estos textos bíblicos finalmente requieren ser expresados en algo como la enseñanza clásica de la Iglesia sobre las naturalezas divina y humana juntas al mismo tiempo en la única persona de Cristo, que será estudiada en el capítulo IV.

Se nos dice en Apocalipsis 13:8 que Cristo es ‘el Cordero inmolado desde la fundación del mundo’. Según las Sagradas Escrituras, todo lo que Dios estaba haciendo en Israel era una preparación para los gloriosos logros de la vida encarnada, la muerte, la resurrección y la entronización de este Cordero que una vez sufrió, el ahora victorioso ‘León de la tribu de Judá’ (Apocalipsis 5:5), en ‘la plenitud del tiempo’ (Gálatas 4:4). Todo lo que fue preparado en el Antiguo Testamento fue cumplido manifiestamente en el Nuevo, y ahora esperamos el desenlace final de toda la historia humana y cósmica en “la cena de las bodas del Cordero” (Apc. 19, 7. 9). ¡Felices serán los que sean llamados a ella (Ap. 19:9)!

En este capítulo miramos cuidadosamente cuatro pasajes definitivos sobre quién es el Señor Jesucristo en su estado eterno, la encarnación, la muerte, la victoria y el continuo ministerio de redención. Examinamos estos pasajes de diferentes partes del Nuevo Testamento (Evangelio, Epístolas y Apocalipsis), con particular referencia a cómo toda la historia encuentra su feliz cumplimiento en quién es él como nuestro Salvador encarnado, y lo que él ha puesto libremente a disposición de los pecadores, que están perdidos y condenados sin él. En estos textos vemos a la Santísima Trinidad desplegando su luz y gloria como Juan expone al Hijo en el reino del espacio y del tiempo.

(1) Juan 1:1-18

1 En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Él estaba en el principio con Dios. 3 Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron. 6 Vino al mundo un hombre enviado por Dios, cuyo nombre era Juan. 7 Este vino como testigo, para testificar de la luz, a fin de que todos creyeran por medio de él. 8 No era él la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz. 9 Existía la luz verdadera que, al venir al mundo, alumbra a todo hombre. 10 En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de Él, y el mundo no le conoció. 11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, 13 que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios. 14 Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. 15 Juan dio testimonio de Él y clamó, diciendo: Este era del que yo decía: «El que viene después de mí, es antes de mí, porque era primero que yo». 16 Pues de su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia. 17 Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo. 18 Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer.

El tema del prólogo

El Logos (Verbo) es el tema del prólogo citado anteriormente (Juan 1:1-18), y el prólogo es la clave de todo el Evangelio de Juan. Por lo tanto, el ‘Logos’ es la clave del libro. Es la clave del libro, como lo es una obertura a ciertos tipos de música clásica (como, por ejemplo, la obertura al ‘Mesías’ de Haendel, que proporciona en perspectiva temas musicales que se desarrollarán en la obra principal).

¿Quién es el Verbo (Logos)?

Argumentaré que los conceptos de Juan estaban firmemente arraigados en el Antiguo Testamento, más que en la filosofía griega platónica o estoica, que también enfatizó el ‘logos’. Sin embargo, los platónicos, los estoicos y Juan tienen en común la idea de la ‘verbo’ como una realidad subyacente conectada a la razón o la racionalidad.

Las obras del filósofo judío Filón se publicaron unos cincuenta años antes de la época de Juan. Filó trató de interpretar el término ‘logos’, tan frecuentemente usado en el Antiguo Testamento, a la luz del uso griego sincrónico, tanto platónico como estoico. Filón empleó logos unas 1.400 veces en sus escritos. [2] Platón pensaba en el logos como algo parecido a un pensamiento en la mente de Dios, mientras que los estoicos posteriores lo consideraban como una especie de realidad material: una sustancia racional y ardiente que impregnaba el universo, pero especialmente “concentrada” en las mentes. James Dunn parece estar en lo cierto al afirmar que el pensamiento de Filón está más cerca del de Platón, aunque con considerables desarrollos. “Filón habla muy a menudo del Logos como si fuera un ser real distinto de Dios, que actúa como intermediario entre Dios y el mundo… El pensamiento de Filón… es una síntesis única de las cosmovisiones platónicas y estoicas con el monoteísmo judío. [3]

Sólo es necesario dar aquí algunas ilustraciones típicas del uso de los logos por parte de Filón. En De Confusione Linguarum, habla del Logos como ‘imagen de Dios’ (XX), y dice que ‘La Palabra (Logos) es la imagen de Dios nacida de los ancianos’ (XXVIII). En De Migratione Abrahami llama al Logos ‘la casa de Dios’ (traducción de Loeb, pp. 173-175), y que ‘el antecedente de toda la existencia es el Logos, que el Timonel del universo toma como un timón para guiar todas las cosas en su curso’ (I). Más adelante en este trabajo, se encuentra la famosa frase del Logos como logos endiathetos (‘palabra en la mente’) y logos prophorikos (‘palabra pronunciada’) (VIII). Esto fue asumido por Padres de la Iglesia tales como Teófilo de Antioquía y Tertuliano. En Quis Rerum Divinarum Heres Sit llama al logos “el invisible, artífice seminal, el Verbo divino, que se dedicará dignamente a su Padre” (XXIV). En otro lugar, compara al Logos con el Sumo Sacerdote, ‘que vive en nosotros como el monitor de nuestra alma y entendimiento’ (De Fuga et Inventione XIX).

Nunca se ha demostrado que Juan conociera o utilizara a Filón, ni tampoco se ha refutado. Sin embargo, está claro que en un tiempo posterior los Padres de la Iglesia hicieron mucho uso de él. La comprensión de Juan del Logos era diferente de la de la filosofía griega (particularmente la versión estoica y materialista) en dos aspectos importantes: (1) En la filosofía griega, el Logos es finalmente parte del reino creado, o natural, algo menos que Dios. (2) En la filosofía griega, el Logos es finalmente impersonal, no una persona distinta. El prólogo de Juan es diferente en estos dos puntos: (1) para Juan, el Logos es la fuente de la racionalidad, y existe fuera de la creación, y (2) es una persona.

En lugar de atribuir a Filón el origen del concepto de Logos de Juan, R. Bultmann sostuvo que, debido a las similitudes con la figura de la sabiduría en el Sirácida, su trasfondo era una especie de contexto “gnóstico primitivo”. [4] Pero, como responde N. T. Wright:

Debemos insistir en una gran diferencia entre los mundos de la sabiduría judía y el gnosticismo temprano. En el Sirácida, la figura de la Sabiduría viene a vivir, permanentemente, entre los humanos, más específicamente en el Templo de Jerusalén. En el Gnosticismo, la figura del redentor desciende al mundo de los humanos, pero sólo para regresar de esa esfera malvada a su verdadero hogar. El trasfondo del prólogo juanino en el pensamiento de la sabiduría es una evidencia, no de su inclinación hacia el gnosticismo primitivo, sino de su orientación enfáticamente judía y de afirmación del mundo. [5]

Logos del Nuevo Testamento y Dabar del Antiguo Testamento

Creo que T. F. Torrance tiene razón al ver el Antiguo Testamento mismo como la fuente directa de la enseñanza de Juan sobre el Logos. Él muestra que el ‘verbo’ (o Logos) como se usa en el Nuevo Testamento tiene sus raíces en el dabar hebreo. [6] Él relaciona dabar con debir, la ‘palabra casa’: es decir, el lugar santísimo en el Tabernáculo: Juan pensaba claramente en el tabernáculo del Antiguo Testamento, la tienda móvil del encuentro, como se llamaba, el lugar donde Dios y el hombre se encontraban y Dios se revelaba al hombre… detrás del atrio interior estaba el Lugar Santísimo, el debir y dentro del debir estaba el arca y dentro del arca estaba alojada la palabra de Dios, la ley (1 Reyes 8:9; cf. Éxodo 24:12). Esto se conocía como las diez palabras, el debarim… El tabernáculo consagró la palabra de Dios, la palabra que hizo la historia de Israel. Pero a lo largo de la peregrinación de Israel, esa palabra estaba oculta en el debir. [7]

El prólogo de Juan pronto nos mostrará que el Verbo escondido en la ‘casa de la palabra’ del tabernáculo surge como la plenitud de la realidad personal, como uno que es a la vez Dios eterno y hombre encarnado al mismo tiempo. San Atanasio en Contra Gentes demuestra lo eterno y personal de este Verbo, mientras que le muestra que no tiene su origen divino dentro del orden creado (en oposición a los arrianos de su tiempo, que consideraban el Verbo como una criatura).

6 ¿Quién podría ser entonces, salvo Su Verbo? Porque, ¿a quién se podría decir que Dios habla, si no es a Su Verbo? ¿O quién estaba con Él cuando hizo toda la existencia creada, excepto su Sabiduría, que dice: Prov. viii. 27: “Cuando estableció los cielos, allí estaba yo”? Pero en la mención del cielo y la tierra, todas las cosas creadas en el cielo y la tierra están incluidas también.

7 Pero estando presente con Él como Su Sabiduría y Su Palabra, mirando al Padre formó el Universo, y lo organizó y le dio orden; y, como Él es el poder del Padre, dio a todas las cosas fuerza para ser, como dice el Salvador, Joh. v. 19; Col. i. 16: “porque todo lo que hace el Padre, eso también hace el Hijo de igual manera.” Y sus santos discípulos enseñan que todas las cosas fueron hechas ‘por él y para él’.

8 y, siendo el buen vástago de Aquel que es bueno y verdadero Hijo, es el Poder y la Sabiduría y la Palabra del Padre, no siendo así por participación, ni como si estos calificativos le fueran impartidos desde fuera, como lo son para los que participan de Él y son hechos sabios por Él, y reciben poder y razón en Él; sino que Él es la misma Sabiduría, la misma Palabra y el propio Poder del Padre, la misma Luz, la misma Verdad, la misma Rectitud, la misma Virtud y, en verdad, su expresa Imagen, Brillo y Semblanza. Y para resumir, Él es el fruto totalmente perfecto del Padre, y es sólo el Hijo, y la Imagen invariable del Padre. 8

En otras palabras, las Escrituras muestran que el Hijo (Logos) no es una mera criatura, sino el poderoso agente de la creación; uno con el Padre y el Espíritu desde toda la eternidad. Él es la cabeza del cosmos, y la verdadera imagen del Padre. Su ser eterno está del lado de Dios, no del lado de las cosas creadas. Lo más sorprendente es que se dignó convertirse en una criatura, sin dejar de ser Dios, y eso es lo que los arrianos trataron de negar.

Juan 1:18 aclara la identidad del Logos: es: el Hijo unigénito, que está en el seno del Padre…’ Hebreos 1:1-2 afirma también que el Hijo es aquel por quien Dios ha hablado…’ En otras palabras, el Verbo de Dios es el Hijo de Dios. Es una persona – la autocomunicación de la personalidad de Dios, el absoluto, el infinito. El conocimiento personal del único y verdadero Dios se deriva directamente del conocimiento de su Hijo. Ver a Jesús, el Verbo de Dios hecho hombre, en la fe es mirar directamente al ser de Dios, porque como dijo Karl Barth: “No hay una existencia sin palabras en Dios”. [9] O, parafraseando a Hilary, el ser de Dios es elocuente, no mudo: “La Palabra es una realidad, no un sonido; un ser, no un discurso; Dios, no una nada.” [10]

Epifanio dice en su Panarion:

Porque Dios está en Ti’ (Isaías 45:14). ¿En quién diríamos que Dios está excepto en la Palabra de Dios Padre? Y en verdad, el Hijo es verdaderamente Dios [la] Palabra y en él se conoce al Padre, según sus palabras: El que me ha visto a mí, ha visto al Padre’ (Juan 14:9), y ‘He glorificado tu nombre en la tierra’ (Juan 17:4). [11]

El Verbo en la Eternidad

“En el principio era el Verbo”. El lenguaje de Juan 1:1 en este punto refleja Génesis 1:1 (‘En el principio, Dios creó…’), ya que en la LXX se usan las mismas dos palabras: ἀρχη ἀρχη. Pero el relato de Juan revela el Verbo por el cual fueron creados los cielos y la tierra, como escribe B. F. Wescott: ‘El Génesis nos lleva al principio de la creación, pero Juan nos lleva más allá del principio, para morar en lo que fue cuando el tiempo y el ser finito comenzaron su curso’. [12] El prólogo de Juan recuerda la primera creación del cosmos. Además de la frase ἀρχη ἀρχη (‘en el principio’) del versículo 1, vemos en el versículo 4 ‘vida’, ‘luz’ y ‘oscuridad’, todas ellas encontradas también en el relato de la creación del Génesis. El punto aquí de Juan 1 es afirmar la eternidad del Verbo: como veremos, él estaba con Dios y era Dios antes de que cualquier cosa fuera creada. Es decir, comparte el atributo de Dios Padre de la eternidad. En ese sentido, Juan nos lleva más atrás que incluso Génesis 1.

Leon Morris, citando al arzobispo William Temple, señala que ἐν ἀρχη puede significar (1) en el comienzo de la historia, y (2) en la raíz del universo. Ambos significados están probablemente contenidos en el ‘principio’ del prólogo de Juan. Es decir, nunca hubo un tiempo, ni una cosa – ya sea pulga o arcángel – que no dependiera de él para su propia existencia. [13]

Hay dos términos griegos que se relacionan con la existencia: εἰμι (‘ser’) y ́ (‘llegar a ser’). El verbo finito ́ (‘él era’), usado en la frase ‘En el principio era el Verbo’ (Juan 1:1), es la forma imperfecta del verbo εἰμι (‘ser’). Este verbo es consistente con el concepto de la existencia eterna, mientras que el verbo γίνομαι (‘ser’) se usa de la transformación del Verbo en carne (Juan 1:14), y por lo tanto indica la creación histórica de la nada. ́ es adecuado para expresar el ser eterno del Verbo, mientras que γίνομαι se ajusta a su devenir histórico.

James Dunn afirma que:

Aquí hemos ido más allá de cualquier pensamiento del Logos como creado, incluso del primer ser creado (contraste Prov. 8:22; Sir. 24:8s.; Filón, Leg. Todo. III.175; Ebr. 31). Más bien se hace hincapié en que todo lo que llegó a ser, llegó a ser a través del Logos (v. 3). [14]

Cirilo de Alejandría en su Comentarios sobre Juan dice:

Pero a la palabra ἀρχη anexa adecuadamente el era, para que sea considerado no sólo como de renombre, sino también antes de los siglos. Porque la palabra era está puesta aquí, llevando la idea del pensador a alguna generación profunda e incomprensible, la generación inefable que está fuera del tiempo. Porque eso fue, dicho indefinidamente, ¿en qué punto descansará, siendo su naturaleza la de impulsar siempre hacia adelante ante la mente buscadora, y cualquier punto de descanso que alguien pueda suponer que tiene, eso afirma el punto de partida de su curso posterior? El Verbo era entonces Εν ἀρχη que está en soberanía sobre todas las cosas, y que posee la dignidad del Señor, como siendo por naturaleza de ella. Pero si esto es cierto, ¿cómo es que Él ya no se origina o se hace? Y donde está el “era” en su totalidad, ¿cómo entrará el “no era”, o qué lugar tendrá en absoluto en lo que respecta al Hijo? [15]

“Y la Verbo estaba con Dios”

El primer versículo del prólogo de Juan identifica además al Logos como si siempre hubiera estado ‘con Dios’. A. T. Robertson muestra que esta preposición con el caso acusativo (πρὸς πρὸς πρός) implica más que la idea de ‘con’ que se encuentra en la preposición πρός. Hay otras preposiciones que Juan pudo haber usado: μετά o παρά por ejemplo. Pero πρός es consistente con la idea de estar ‘cara a cara’. [16] En términos humanos, sugiere que el concepto podría ser como dos hombres parados en cada extremo de un tronco mirándose el uno al otro, pero por supuesto eso no debe ser aplicado literalmente a la Trinidad. [17] Algunos comentaristas toman la preposición (πρός) para referirse al hecho de que el Hijo esté ‘cara al Padre’. También puede significar ‘la presencia de una persona con otra’, como en Mateo 13:56; Marcos 6:3, etc. B. F. C. Atkinson en La Teología de las Preposiciones ve en esta preposición ‘un sentido de intimidad y comunión, que al mismo tiempo implica una personalidad separada [es decir, distinta]’. [18] Es cercano al hebreo םינִפָּ (panim) que se encuentra por ejemplo en la bendición Aarónica, ‘Levanta la luz de tu rostro sobre nosotros…’ Y sin duda el concepto de personalidad viene finalmente de la idea de panim.

Y el Verbo era Dios

Esta frase “el Verbo era Dios” es la culminación del versículo 1 sobre la identidad eterna y personal del Verbo. Dice Leon Morris:

No se puede decir nada más alto. El lenguaje no puede ayudarnos a hacer más clara una declaración sobre la divinidad de Jesús. Todo lo que se pueda decir sobre Dios puede ser dicho adecuadamente sobre el Verbo. Juan no se limita a afirmar que hay algo divino en Jesús. Está afirmando que Él es Dios, y lo hace enfáticamente, como vemos en el orden de las palabras en el griego. [19]

El griego dice: ́ καὶ θεὸς ἤν ὁ λόγος. Muy pocas traducciones (como la Traducción del Nuevo Mundo de los Testigos de Jehová) han dicho que porque θεός no tiene ningún artículo, por lo tanto no significa la completa y personal Divinidad, sino simplemente una cierta cualidad divina, mucho menos que Dios. Pero hay criterios ampliamente aceptados para determinar si un sustantivo sin el artículo significa mera calidad o no.

E. C. Colwell establece la regla en cuestión aquí: “Un predicado nominativo definido tiene el artículo cuando sigue al verbo. No tiene el artículo cuando precede al verbo. En Juan 1:1, θεός precede al verbo”. [20] Hay unas pocas, pero no muchas, excepciones, y no hay nada en este contexto que nos haga creer que esta frase se desvíe de la regla general. [21] O, como lo dice D. A. Carson: Sintácticamente, la cuestión no se centra simplemente en la presencia o ausencia del artículo, sino en la presencia o ausencia del artículo con sustantivos predicados nominativos definidos que preceden a una cópula finita…’ [22]

Luego está la cuestión del orden en el que la mayoría de las versiones en otros idiomas se han traducido καὶ θεὸς ἤν ὁ λόγος. En inglés, francés, alemán, etc., se pone en primer lugar “el Verbo” (es decir, “Y la Palabra era Dios”). ¿Por qué no al revés? Aquí está la regla general: Para determinar el predicado, si dos sustantivos están conectados por el verbo ‘ser’, el articular es el sujeto; el anarthous es el predicado nominativo.

Así, en nuestro texto, ὁ λόγος es el tema: ‘El Verbo era Dios’. La enorme importancia de esto es que resuelve la cuestión de si el Verbo era de la misma sustancia de Dios, y de hecho, Dios mismo. Se necesita a alguien tan grande como Dios para eliminar los pecados y transformar el orden creado. ¡Ningún ser menor podría lograrlo!

La Palabra y la Creación

Juan 1:3-5: “Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.”

Juan pasa ahora de la identidad del Verbo (Logos) de Dios a la obra divina de la creación. El Verbo es el medio de traer todas las cosas a la existencia. “Todas las cosas” (en griego: πάντα sin el artículo) se refiere a la individualidad; es decir, “todo lo que existe” fue creado por el Logos. “Fueron hechas por él”: ‘por’ hace la preposición griega διά, que (cuando se usa con el caso genitivo, como aquí) significa ‘a través de’. Decir ‘a través’ del Verbo implica que el Padre es la fuente de la acción creadora, y el Hijo es el agente que el Padre usa.

Esta es también la enseñanza de Pablo en I Corintios 8:6. Allí, el apóstol enseña que la creación es la obra tanto del Padre como del Hijo: “sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para Él; y un Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio del cual existimos nosotros.” En un contexto diferente – el de la controversia con los fariseos sobre la sanidad de un hombre por parte de Cristo en sábado – Juan informa que Jesús dice algo que indica la misteriosa unión en la obra tanto del Padre como del Hijo: “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo también” (Juan 5:17).

Un comentario sobre “Pasajes Cruciales Sobre La Encarnación Y Expiación Del Señor (1ª. Parte)

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    2 enero 2020 en 8:32 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s