La Gente Básicamente Es Buena

Posted on

ESJ-2018 0308-001

La Gente Básicamente Es Buena

Por Cameron Buettel
Juan 3:19-20

“A pesar de todo, sigo creyendo que las personas son realmente buenas de corazón. Simplemente no puedo construir mis esperanzas sobre una base que consiste en la confusión, la miseria y la muerte.” [Cita de Anne Frank, El Diario de Una Niña, La edición definitiva, Traducido por Susan Massotty (Nueva York, NY: Doubleday, 1995) , 333. ] Esas son palabras desgarradoras por un par de razones.

Fueron escritos por Anne Frank, una joven judía, mientras pasó dos años escondida en la Holanda ocupada por los nazis. Murió trágicamente en un campo de concentración poco después, pero sus escritos continuaron póstumamente para convertirse en un bestseller ampliamente celebrado: The Diary of a Young Girl.

Es asombroso pensar que a pesar de las atrocidades inimaginables que debe haber presenciado y experimentado, todavía se aferró a la creencia de que las personas son básicamente buenas. Incluso admitió que sus creencias eran “a pesar de” la evidencia, no por causa de eso. Para ella, la alternativa era simplemente demasiado impensable. Parecería que sus creencias dependían más de la esperanza que de la convicción.

La otra razón por la que las palabras de Anne Frank son tan desgarradoras es porque creía en una mentira extendida y popular.

Orígenes Pelagianos

La creencia de que las personas son básicamente buenas es una antigua falsedad que se remonta al siglo IV DC. Primero fue propagado, al menos en un sentido teológico, por un monje británico llamado Pelagio. Él argumentó ferviente y persuasivamente en contra de la doctrina bíblica del pecado original: la creencia de que toda la humanidad ha sido moralmente corrompida por la caída de Adán.

La herejía de Pelagio fue derrotada en el Concilio de Éfeso en 431 DC. Pero las creencias de Pelagio han sido embebidas fácilmente por la mayoría de las culturas seculares y están vivas y coleando en la actualidad. El ateísmo y el darwinismo pueden haber atenuado al abrazar una antropología de la neutralidad moral en lugar de la bondad. Pero su cosmovisión sigue siendo esencialmente pelagiana porque aún niegan la pecaminosidad inherente del hombre.

En ese sentido, Pelagio todavía acecha los pasillos del gobierno, la educación superior y los medios de comunicación. La mayoría de los desastres de política exterior están conectados con la suposición ingenua de que las personas son básicamente buenas. Los programas de bienestar fracasan debido a los beneficiarios que prefieren extorsionar al sistema en lugar de comportarse éticamente. Los psicólogos continúan excluyendo la posibilidad de una naturaleza pecaminosa a partir de su estudio de la experiencia humana. Los expertos en comportamiento intentan implacablemente resolver el mal comportamiento con una mejor educación. Y la sociedad en general ahora está agobiada con una generación más joven que se identifica como víctimas en lugar de perpetradores, negándose a rendir cuentas por sus acciones.

El ámbito de la paternidad también ha sido envenenado por la creencia de que las personas son básicamente buenas. Nuestros hijos deberían ser la mayor prueba empírica del pecado original. Después de todo, no tenemos que enseñarles a mentir, a hacer rabietas, a ser egoístas, todos nacieron con una experiencia ya hecha en el pecado. Pero al igual que Ana Frank, muchos padres prefieren creer en la bondad inherente de sus hijos a pesar del enorme peso de la evidencia de lo contrario. En consecuencia, el apaciguamiento y la medicación han usurpado el papel de la disciplina en demasiadas familias.

Recibimos una dosis aún más dura de realidad cuando honestamente evaluamos nuestras propias vidas. Dios ha escrito Su moralidad sobre nuestros corazones y conciencias (Romanos 2:14-15), instintivamente conocemos el bien del mal. Pero vivimos con el deseo natural de rebelarnos contra lo que sabemos que es correcto. Quienes eligen negar esta verdad terminan por afirmarla a través de su negación de todos modos.

Claramente, la mentira de Pelagio es increíblemente penetrante en el mundo. Las iglesias tienen una enorme responsabilidad para repudiarla. Desafortunadamente, eso no está sucediendo. La creencia de que las personas son básicamente buenas ahora es una herejía próspera en algunas de las iglesias más populares de América.

Iglesias Pelagianas

Bethel Church en Redding, California, es un buen ejemplo. Pastoreada por Bill Johnson, Bethel es quizás la iglesia carismática más influyente en el país. Son más conocidos por su música de la cultura de Jesús, testimonios de viajes al cielo, “milagros” de polvo de oro que salen de su sistema de ventilación y muchas otras extrañas afirmaciones y payasadas. Pero subyacente a estos extraños fenómenos recientes está la herejía antigua muy desgastada.

Eric Johnson (el hijo de Bill Johnson) es uno de los pastores en Bethel. En su sermón “La alegría de la consagración”, [1] http://podcasts.ibethel.org/en/podcasts/the-joy-of-consecration (linea de tiempo 15:30 y 33:15). el argumenta:

No naces malvado. Es sorprendente cuántas enseñanzas y teologías comienzan con ese pensamiento. Cada vez que comience con eso, creará un ambiente de control y manipulación.

Cada gobierno, cada estructura. . . . . cada sistema, fundamentalmente y teológicamente, debe comenzar con el concepto y la idea de que las personas son buenas y quieren hacer el bien. Incluso si no se salvan, tenemos que partir de esa premisa.

Como un papa que habla ex cátedra, Eric Johnson usurpa la clara enseñanza de las Escrituras e insiste en redefinirla de acuerdo con sus propias preferencias teológicas.: Y para dejarlo claro, Johnson repite explícitamente su cosmovisión pelagiana más adelante en el sermón:

Tenemos que ajustar nuestra teología. Tenemos que ajustar nuestra postura fundamental cuando miramos a las personas. . . . . . . Tenemos que ajustar nuestra perspectiva de las personas. Debemos darnos cuenta de que las personas son buenas y quieren hacer el bien.

El error de Johnson es catastrófico. De un solo golpe ha hecho que el arrepentimiento sea redundante en las vidas de su audiencia masiva y borró por completo la razón del evangelio. Su falso evangelio condenará a quienes lo abrazan.

El Hombre Está Totalmente Depravado

La verdad innegable es que el hombre es totalmente depravado. Eso no significa que los pecadores no regenerados son incapaces de hacer nada bueno o noble. Pero sí significa que el pecado ha impregnado cada parte de su naturaleza, e incluso las cosas aparentemente buenas que hacen finalmente se hacen con motivos pecaminosos.

Mantener la cabeza en la arena proverbial es la única forma de ignorar la doctrina de la depravación total. Es la razón por la que tenemos argumentos, ataques y guerras. Es la razón por la que necesitamos gobiernos, policía y el ejército. Es la razón de cerraduras en nuestras puertas, muros alrededor de nuestras cárceles y guardias armados en nuestras fronteras.

Y las cosas equivocadas que las personas hacen no se deben a la ignorancia o la falta de educación. Los pecadores deliberadamente se rebelan contra lo que saben que es verdad acerca de Dios y Su justicia. Como el Señor Jesús mismo dijo:

Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas. (Juan 3:19-20)

Ya en Génesis 6, antes del juicio de Dios en el Diluvio, la depravación del corazón pecaminoso del hombre era obvia. “Y el Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal.” (Génesis 6:5).

El apóstol Pablo dio un poderoso recordatorio a todos los creyentes de que la lucha primaria por los incrédulos nunca es la falta de evidencia para Dios, sino su amor por cada forma de desafío en contra de Él.

Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad; porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. (Romanos 1:18-20)

El ateísmo, el darwinismo, el hedonismo y la victimización son todas excusas por el hecho de que las personas aman el pecado, odian a Dios y se niegan a rendir cuentas por su culpa. Y eso se debe a que todas las personas son pecadores por naturaleza, una naturaleza transmitida a cada descendiente de Adán después de la Caída (Génesis 3). “Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron” (Romanos 5:12). “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos.” (Romanos 5:19).

En su libro El Evangelio según Pablo , John MacArthur explica la imputación del pecado de Adán a todos sus descendientes:

Toda la humanidad fue sumergida en esta condición culpable por el pecado de Adán. “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores” (Romanos 5:19). Esta es la doctrina del pecado original , una verdad que es expuesta por Pablo en Romanos 5: 12-19. . . . . . . Probamos nuestra complicidad voluntaria en la rebelión de Adán cada vez que pecamos. Y dado que nadie más que Jesús ha vivido una vida sin pecado, nadie está realmente en posición de dudar de la doctrina del pecado original, y mucho menos considerarlo injusto. [2] John MacArthur, The Gospel According to Paul (Nashville, TN: Thomas Nelson, 2017), 101.

Necesitamos abandonar la mentira de que las personas son básicamente buenas, y en su lugar abrazar la verdad de que el hombre es totalmente depravado. Comprensiblemente, es un tema desagradable para la mayoría de las personas. Y sin el evangelio, solo son malas noticias.

Pero sin las malas noticias, el evangelio se vuelve extraño y sin sentido. La cruz se vuelve confusa. Y no hay una buena razón para que Cristo muera como un sustituto que lleva el pecado. Si la humanidad es básicamente buena, el evangelio es una farsa innecesaria y la muerte de Cristo un desperdicio trágico. Elegir negar la imputación del pecado de Adán exige que también rechaces la imputación de nuestro pecado a Cristo, y la imputación de Su justicia a nuestra cuenta. Le separa del Salvador y cualquier esperanza de salvación.

En definitiva, la diferencia entre creer la mentira tranquilizadora de Pelagio o la dura verdad de la depravación es la división doctrinal que separa el cielo del infierno.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180308
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

Un comentario sobre “La Gente Básicamente Es Buena

    Tu Puedes Cambiarte a Ti Mismo « escribió:
    13 marzo 2018 en 8:34 am

    […] entendió el problema que discutimos en nuestra publicación anterior: que todos los hombres son pecadores por naturaleza. Sabía que teníamos muchas posibilidades de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s